De rojo y negro a verde olivo, el asalto al Palacio Nacional

Foto: Cortesía / Maje
Hace 40 años el comando “Rigoberto López Pérez” se tomó el Palacio Nacional, para exigir al gobierno de Somoza la liberación de los presos sandinistas.

“El Palacio Nacional, un viejo y desabrido edificio de dos pisos con ínfulas monumentales, ocupa una manzana entera con numerosas ventanas en sus costados y una fachada con columnas de Partenón bananero hacia la desolada Plaza de la República”, así lo describe Gabriel García Márquez, en su crónica magistral escrita en 1978.

Este edificio fue construido en 1935 y la función de este edificio era albergar a la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores del gobierno de Anastasio Somoza García.

•  Carlos Tünnermann, a sus 85 años, lee poesía romántica junto a su esposa

Actualmente es conocido como Palacio de la Cultura y es una de las estructuras más icónicas de la capital que más historia ha guardado. 

Palacio Nacional de Nicaragua. Foto: Cortesía / Maje

Hace 40 años, el martes 22 de agosto de 1978, un comando conformado por 25 miembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) se tomaron el Palacio Nacional, con el objetivo de presionar al gobierno de Anastasio Somoza para la liberación de varios presos políticos. 

La operación denominada “Muerte al Somocismo” fue ejecutada por el comando “Rigoberto López Pérez”, conformado por 25 integrantes del FSLN. Se determinó ese día, puesto que en el Palacio Nacional se realizaba una discusión sobre el Presupuesto Nacional, en ese mismo edificio se desarrollaban otros temas gubernamentales. 

 Los 9 fundadores del FSLN

El objetivo de la toma al Palacio Nacional, también conocido como “Operación Chanchera”, era secuestrar a varios funcionarios políticos del gobierno de Somoza, exigir la liberación de más de cincuenta presos políticos, la publicación de una proclama, la entrega de dinero en efectivo y el traslado del Comando hacia Panamá, según explica Mónica Baltadano en el documento Memorias de la Lucha Sandinista. 

La operación fue exitosa y luego de 48 horas todas las exigencias fueron cumplidas. 

La mente maestra de la “Operación Chanchera”

Edén Pastora "Comandante Cero", fue el de la idea y quien lideró a todo el comando, aunque parte de la responsabilidad recayó en dos militantes más: Hugo Torres Jiménez "Comandante Uno" y Dora María Téllez "Comandante Dos". Ella fue la única mujer dentro de la operación. Los otros muchachos complementaban el comando “Rigoberto López Pérez”. 

Edén Pastora, Dora María Téllez y Hugo Torres, Foto: Cortesía Memorias de la Lucha Sandinista / Maje

“A las 9.30 de la mañana de ese día, cuando los servicios de vigilancia confirmaron que habría reunión de la Cámara de Diputados, los veintitrés muchachos fueron informados de todos los secretos del plan y se les asignó a cada uno una misión precisa. Divididos en seis escuadrones de a cuatro, mediante un sistema complejo pero muy eficaz, a cada uno le correspondió un número que permitía saber cuál era su escuadra y su posición dentro de ella”, narró Gabriel García Márquez, en su Crónica Magistral escrita en 1978.

Guerrilleros se disfrazaron 

Para ingresar al Palacio Nacional, los militantes sandinistas se hicieron pasar por una patrulla de la Escuela de Entrenamiento Básico de Infantería de la Guardia Nacional, así que los muchachos usaron el uniforme verde olivo. 

Según la narración de la Crónica Magistral de García Márquez, los uniformes fueron hechos por “costureras clandestinas”, las botas fueron compradas un sábado en tiendas diferentes, a cada uno de los muchachos se le dio un pañuelo rojo y negro, colores del partido político FSLN, entre otros objetos como, cuerdas, cadenas y bicarbonato.  

Miembros del Comando "Rigoberto López Pérez" Foto: Cortesía / Maje

La transformación a un miembro de la Guardia Nacional iba bien, hasta que se les orientó que tenían que cortarse el cabello y la barba, puesto que los hombres de Somoza no podían tener cabello largo ni barba. 

Los muchachos no tenían un barbero, así que entre ellos mismos se cortaron el cabello. Dora María Téllez, también tuvo que usar un corte varonil para parecer un hombre. 

Todo fue un éxito 

La Cámara de Diputados fue realizada en el Salón Azul, dos partidos políticos estaban presentes: el de Somoza, que es el liberal y el partido conservador. 

 Repliegue táctico a Masaya, la marcha silenciosa masacrada por Somoza

“A las 12:30 dos camionetas Ford, pintadas de verde militar con toldos de lona verde y bancas de madera en la parte posterior, se detuvieron al mismo tiempo frente a las dos puertas laterales del Palacio Nacional”, escribió Gabriel García Márquez.

Dora María Téllez disfrazada para el asalto al Palacio Nacional. Foto: Cortesía Memoria de la Lucha Sandinista / Maje

 El primero en bajar fue Edén Pastora, “Comandante Cero”, luego de unos cuantos pasos gritó: "¡Apártense! ¡Viene el jefe!". 

Luego de haber ingresado al Palacio Nacional, el Comandante Cero desarmó a uno y la Comandante Dos desarmó a otro con el mismo grito paralizante: "¡Viene el jefe!", según cuenta Gabriel García Márquez. 

La misión de Edén Pastora era entrar al Salón Azul y dominar a los diputados que se encontraban en ese salón, Dora María Téllez, llevaba la misión de cubrir la operación de Pastora, ella dominaba desde abajo, en la entrada principal del edificio. 

Nicaragua: protestas estudiantiles en la historia

Tras un sigiloso trabajo, los dos comandantes, Cero y Dos,  se fueron abriendo paso hasta llegar a las puertas del Salón Azul. Una vez enterados de que los comandantes habrían cumplido la misión, los otros muchachos desarmaron a los agentes de la Guardia Nacional y cerraron las puertas con cadenas, luego sirvieron como refuerzos en el Salón Azul. 

“La 'Dos', mientras tanto, pasó de largo frente al Salón Azul y llegó hasta el extremo del corredor donde estaba el bar de los diputados. Cuando empujó la puerta con la carabina M1 dispuesta a disparar, solo vio un montón de hombres tendidos y apelotonados en la alfombra azul. Eran diputados dispersos que se habían tirado a tierra al oír los primeros disparos. Sus guardaespaldas, creyendo que en efecto se trataba de la Guardia Nacional, se rindieron sin resistencia”, relató Gabriel García Márquez. 

 Relatos de Onofre Guevara, el compañero de cárcel de Daniel Ortega

Edén pastora disparó con el cañón G3 y encontró la Cámara de Diputados quienes se encontraban  con gran terror, el Comandante Cero disparó contra el techo y luego gritó: "¡La Guardia! ¡Todo el mundo a tierra!". Muchos pensaron que la Guardia Nacional había dado un golpe de estado contra  Somoza. 

Edén Pastora Foto: Cortesía / Maje

Filadelfo Martínez, corresponsal jefe en Managua de la Agencia Española de Noticias ACAN-EFE, narró a El Nuevo Diario, su experiencia aquel 22 de agosto de 1978 cuando quedó atrapado en el Palacio Nacional.  

“Todo mundo creía que era la Guardia, pero había algo un poco extraño, porque no sé qué vimos a los uniformes del comando, que eran un poco raros, eran verde olivo, pero había algo que no coincidía con el uniforme de la GN”, dijo. 

Filadelfo mencionó que cuando los guerrilleros sandinistas entraron a la Cámara, llevaban cubiertos sus rostros, pero cuando todo fue controlado, ellos se colocaron los pañuelos, es ahí donde todos se enteraron que era el FSLN

La historia de Nicaragua contada desde el Palacio de la Cultura

“Los periodistas especulábamos de que era la Guardia Nacional la que había entrado, algo así como un golpe de Estado, sin embargo, había dudas sobre cómo podía ser eso. Así se pasaron los primeros minutos, entre disparos y gritos. El que más gritaba era Edén Pastora”, contó Filadelfo Martínez. 

Un avión vacío a Venezuela y un avión repleto a Cuba 

El escritor diplomático Carlos Tünnermann Bernheim, era el encargado de conseguir un avión que llevara a todos los presos políticos que fueron liberados y los guerrilleros que participaron en el asalto al Palacio Nacional. 

“Cuando se toman el palacio y exigen la liberación de los presos sandinistas, había que tener un avión en que sacarlos, entonces yo sigo instrucciones de ir a Caracas, Venezuela a pedirle a Carlos Andrés Pérez, presidente en ese entonces, que prestara un avión, el Hércules de la fuerza área venezolana, para que viniera a Managua, porque iban a salir los presos políticos con Edén Pastora, Dora María y Hugo Torres”, contó Carlos Tünnermann. 

Carlos Tünnerman  Foto: Óscar Sánchez / Maje

Cuando él se fue a Caracas, no tenía idea de lo que iba a ocurrir, ya que toda la operación sería en secreto. Carlos Andrés Pérez, acepta y envía el avión a Managua, el plan era que Carlos Tünnermann enviara aquel avión repleto de guerrilleros sandinistas para que ellos agradecieran su colaboración. 

“El avión hace una escala en Panamá y estando en Panamá, Tomás Borge convence a todos los que estaban ahí, de ir a Cuba, porque Carlos Andrés, era un presidente burgués social demócrata. Me llama Pastora y me dice: doctor no quieren ir a Caracas, ya no me hacen caso y me dicen que no van a Caracas, es Tomás Borges que hace la rebelión”, relata Tünnermann.

“La cosa es que aparece un avión y se van para La Habana. Yo le dije a Edén que si ese avión no llegaba con él (Edén Pastora) y la Dora María, Carlos Andrés me va iba fusilar”, agregó.

A Carlos Tünnermann se le ocurre llegar en el Hércules con los dos comandantes, y llevar la bandera de Nicaragua como muestra de agradecimiento a Carlos Andrés Pérez. 

Carlos Andrés Pérez, ex presidente de Venezuela. Foto: Cortesía / Maje

Cuando se cumplieron 35 años del asalto al Palacio Nacional, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, explicó al diario español La Vanguardia, que la “Operación Chanchera” fue dedicado al líder cubano, Fidel Castro.

Ortega explicó a este mismo diario que en un encuentro con Fidel, en el Palacio de la Revolución, en La Habana, le fue dedicada esa operación. "Le dice Edén a Fidel: Fidel, en tu nombre, en tu honor, va a ir el asalto al Palacio. Y hay que reconocerlo, en homenaje al comandante de la revolución cubana se llevó a cabo el asalto al Palacio". 
 

Notas Relacionadas

Kysha López, la mujer transgénero acusada de financiar los tranques

La mujer transgénero Kysha López es acusada de financiar los tranques en Diriamba. En la cárcel ha sufrido discriminación por su orientación sexual.

Flavio David: “Mis seguidores en redes sociales me motivan a publicar más videos”

El creador del personaje “la Yasuri”, narró cómo ha sido el proceso de adaptación viviendo en otro país, además de sus planes en el mundo de la par...