Así viven las autoconvocadas detenidas en la cárcel La Esperanza

Cortesía /Maje
En la cárcel La Esperanza hay por lo menos ocho mujeres detenidas después de las protestas en Nicaragua.

Hay ocho mujeres detenidas a raíz de las protestas en contra del gobierno sandinista. Todas están juntas y alejadas de las demás presas, la celda en la que se encuentran mide ocho por cuatro metros, la mayoría del tiempo está sucia y tiene camas de hierro. 

 Yuri Clark, Irma Valeria, Elsa Valle, María Adilia e Irlanda Jerez, ellas junto a otras 3 mujeres  autoconvocadas más fueron capturadas por participar activamente de las protestas. Seis de ellas son madres. 

Les llevan los tres tiempos de comida, están vestidas con un traje azul marino que es el uniforme de la cárcel, según me explicó Starina Talavera Jeréz, hija de Irlanda Jerez.

• Abogada con máster, psicólogo, comerciante y campesinos, los rostros de los presos

En la celda las camas de hierro son bastante incómodas, por ellos los familiares de las presas les llevaron colchones, sabanas y almohadas, me comentó Mariela Serrato, abogada y madre de María Adilia Peralta, quien está presa. 

Las autoconvocadas están juntas en la cárcel. Foto: Cortesía / Maje


El agua y las visitas 

Además de la incomodidad del lugar en el que están, el agua en la cárcel La Esperanza es de mala calidad, muchas presas han denunciado que se enferman de los riñones debido al líquido. Es por ello que las autoconvocadas pidieron a sus familiares que les llevaran agua. 

Las visitas duran una hora y media y se producen  cada 21 días, según me explicó Starina Jerez, sin embargo la mamá de Adilia Peralta solo pudo verla durante 15 minutos, luego las guardas cortaron la visita. 

• Alerta ambiental: ¿qué consecuencias traerá el saqueo de huevos en Rivas?

A las autoconvocadas las dejan tomar el sol una hora a la semana, y las mantienen alejadas de las demás presas en la cárcel, algo que es positivo me dijo Mariela Serrato, porque estar junto a las “criminales de verdad puede ser peligroso para estas mujeres”.

María Adilia junto a su esposo Cristhian Fajardo, ambos autoconvocados apresados. Foto: Cortesía / Maje

Ninguna de ellas presenta golpes en sus cuerpos, no han sido torturadas, aunque sí confesaron que sufrieron bastante durante los primeros días que las apresaron, porque estaban en El Chipote con ropa interior y durmiendo en el piso, de acuerdo a lo que me contó Mariela Serrato.


El estado de ánimo 

La hija de Irlanda jerez pensó que encontraría a su mamá triste por estar encerrada, pero no fue así, la miró convencida que saldrá de la cárcel y seguirá luchando contra el gobierno sandinista. 

Por ello lo que mandó a decir Irlanda Jerez desde la cárcel, es que continuarán en la lucha, que ella todavía tiene fuerzas para seguir. 

• Las calles de Managua “hablan”

Irlanda Jerez, odontóloga y comerciante. Foto: Tomada de Facebook / Maje

A pesar que las condiciones para las mujeres no son las óptimas, Mariela  Serrato pide que se abogue más por los varones, porque los están torturando. Su yerno Christian Fajardo lleva más de treinta días con la misma ropa interior, no les permiten usar calzado, así que varios tienen hongos por caminar en los suelos sucios de la celda. 

Este es el panorama de las presas y presos que dejaron las protestas en Nicaragua. El próximo sábado la Alianza Cívica por la Justicia y Democracia organizará una marcha masiva para exigir la liberación de estas personas arrestadas con la acusación de terroristas. 

Notas Relacionadas

La navidad roja de Nicaragua

Una denuncia realizada por la comunidad de los indígenas en contra del gobierno sandinista, se convirtió en una navidad roja.