Álvaro Leiva: “Yo no le doy golpe suave ni duro a nadie, mi función es social”

Comunicativo, con mucha fe en Dios y apasionado por su trabajo, así es Álvaro Leiva.

La situación de Álvaro Leiva es similar a la de muchos nicaragüenses que decidieron abandonar el país como medida de seguridad.

Álvaro es el director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), organización que ha estado trabajando de forma constante desde que inició la crisis en el país.

Debido a las amenazas, persecución judicial y asedio contra los promotores de esta organización, ANPDH cerró temporalmente sus oficinas y varios de sus colaborados abandonaron el país, entre ellos Álvaro.

Álvaro Leiva. Foto: Óscar Sánchez / Maje

Unas semanas antes de ocurrir esta situación, logré conversar con él, es muy comunicativo, le apasiona su trabajo y asegura que desde pequeño su abuela le decía que tenía la vocación para ser abogado.

“Un hombre de mucha fe”

Al inicio de la conversación hablamos de su niñez, los recuerdos que Álvaro siempre tiene presente son los consejos de sus abuelos.

Como sus padres trabajaban creció con sus abuelos, asegura que le brindaron cariño y le inculcaron mucha fe en Dios.

•  #ELCHAT | El periodismo joven en tiempos de crisis

Álvaro nació en Managua, pero con el terremoto de 1972, su familia se trasladó a Masaya.  Sus estudios de primaria y secundaria los realizó en colegios religiosos.

Logró salir de secundaria con excelentes calificaciones y optó por estudiar la carrera de Medicina, como esta profesión era de mucha prioridad, quedó exonerado del Servicio Militar Patriótico.

“Descubrí que la Medicina no era lo mío”

Tres años de su vida pasó estudiando Medicina, en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN – Managua), pero descubrió que no era lo que verdaderamente le apasionaba.

“Fui buen estudiante de Medicina, pero yo sentía una vocación especial por el tema del derecho, hoy soy abogado. Siento que me he desenvuelto profesionalmente en un sentido positivo”, expresó Álvaro.

Ya “un poco pasadito de edad” y con varias responsabilidades le tocó terminar su carrera, “siempre he dicho que todo lo que uno se proponga, con una buena dirección, positivo y con la ayuda de Dios podés lograrlo”, añadió.

Álvaro Leiva. Foto: Óscar Sánchez / Maje

¿Cómo llegó a esta organización de derechos humanos?

El tema de los derechos humanos lo asume con mayor fortaleza en el año 2006, cuando le dieron la responsabilidad de la Secretaría de Asuntos Laborales y Derechos Humanos de una organización sindical, esta se llamaba Federación Democrática de Trabajadores del Servicio Público.

En el año 2015 entra a trabajar de forma directa con la ANPDH, “logré entrar por uno de los hombres a los que estimo mucho, monseñor Abelardo Mata, obispo de Estelí”, resalta Álvaro.

•  Jeancarlo López: “Los estudiantes no se venden ni se rinden”

Una de sus metas es hacer de la ANPDH una organización destacada en el servicio de los nicaragüenses, asegura que falta mucho, pero se están esforzando para mejorar día a día.

¿Qué es lo más complicado de su trabajo?

“En muchas ocasiones hay frustración, cuando no podés lograr lo que te demandan los jóvenes y la misma sociedad, una respuesta rápida frente a una violación de derechos humanos, eso no es fácil”, comentó Álvaro.

Otro de los momentos más difícil fue ver tanta represión por parte de grupos afines al Gobierno contra su pueblo, Masaya. No logró contener las lágrimas.

 

 

Álvaro recalca que él no es enemigo de ningún gobierno y no milita en ningún partido político, su trabajo es defender los derechos humanos, labor que se vuelve complicada porque “el Gobierno no tiene voluntad política para mejorar este aspecto”.

En medios afines al Gobierno se habla de un golpe suave contra Ortega. ¿Usted qué opina de eso?

“Yo no le doy golpe suave ni duro a nadie, mi función es social”. Álvaro recalca que ni él y tampoco algún representante de la Iglesia católica tienen aspiraciones a un cargo político.

“Cuando me toca hacer mis gestiones humanitarias no ando preguntando de qué ideología política eres, simplemente es un ser humano”, añade.

Su amistad con monseñor Silvio Báez

En su juventud, Álvaro valoró la opción de ser sacerdote, pero el amor de una masaya, Maydana Modesta Martínez Morales, su actual esposa, lo hizo cambiar de opinión.

Entre los años 1980 y 1983, Álvaro era parte de un grupo de oración. Walter Lacayo, David Noguera y Silvio Báez eran sus compañeros de oración, todos llegaron a ser sacerdotes, menos él.

“Pero ahora estoy haciendo acciones humanitarias, a cada quien le toca desarrollarse de acuerdo con lo que Dios le asigna en esta tierra, el amor pudo más”, manifestó Álvaro.

“Siempre admiré el respeto de Silvio para las personas, mi amistad con él es especial, un hombre de familia muy cristiana y como dirían los chavalos, buena onda”.

Silvio Báez. Foto: Bismarck Picado / Maje

“Me encanta el nacatamal”

Álvaro asegura que una de sus comidas nicas favoritas es el nacatamal, y si de bebidas hablamos, prefiere el pinolillo.

Le gustan mucho los paisajes naturales que tiene Nicaragua, entre sus lugares favoritos está el Mirador de Catarina y las playas de occidente, aunque asegura que prefiere entrar a las olas cuando no hay mucho sol.

•  El chipote, entre tanto dolor la esperanza no muere

A veces considera que por su trabajo le dedica poco tiempo a su familia, siempre está buscando la manera de tener una mejor comunicación con ellos.

 

 

Con más de medio siglo recorrido, Álvaro conversa con una actitud positiva; durante casi toda la entrevista pasó sonriendo.

Ante la situación que actualmente está viviendo es bueno citar una de los consejos que él brindó a la juventud nicaragüense durante esta conversación: “yo creo que vendrán mejores tiempos, nada es eterno”.

Notas Relacionadas

Amigas, emprendedoras y estudiantes

Estas jóvenes decidieron emprender con una tienda digital que vende bralette y otros productos para damas.

Elsa Valle denuncia maltrato policial

La universitaria Elsa Valle denunció que ella y su hermana fueron víctimas de maltrato policial tras haber sido ser capturadas en los Juzgados de M...