El significado de la ley contra el terrorismo aprobada en Nicaragua

Cortesía /Maje
Esta nueva ley que se aprobó el lunes 16 de julio en la Asamblea Nacional la propuso el presidente Daniel Ortega.

Tomando en cuenta la crisis que vive Nicaragua, es importante analizar las nuevas leyes que se aprueban en el país, sobre todo cuando en las calles hay más violencia y la crisis se agudiza.

Hemos preparado un artículo para mostrar lo que significa la ley y explicar cuáles son las acciones que te convierten en un terrorista, y por lo tanto obligan a las autoridades nacionales a procesarte como tal.

Epsy Campbell, la costarricense que defiende a Nicaragua en la OEA

Según la ley que se aprobó el lunes 16 de julio, sancionará a quien “mate o lesione a una persona que no participa en una situación de conflicto armado, ocasione daños a bienes públicos o privados o pretenda alterar el orden constitucional”. 

La ley fue propuesta por el presidente Daniel Ortega. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Estas acciones tienen un castigo de hasta 20 años de prisión. Además de sancionar a quienes participen en las actividades antes explicadas, también harán lo propio con las personas que apoyen financieramente estos actos.

 
Financiar te convierte en terrorista 


En el artículo 395 se deja claro que podrán sancionar a quien “recolecte, capte, canalice, deposite, transfiera, traslade, asegure, administre, resguarde, intermedie, preste, provea o entregue activos, sean estos de fuentes lícitas o ilícitas, a sabiendas de que serán utilizados para cometer actos terroristas”.

Los trabajadores del Estado tienen su propia protección, pues la ley impone entre 15 y 20 años a las personas que “causen la muerte, secuestre, o atente contra la integridad física o la libertad de un jefe de Estado, representante, funcionario o personalidad de Estado”. 

Para los empresarios la ley tiene un apartado importante, puesto que obliga a las personas naturales y jurídicas a realizar “acciones de prevención”. 

Cortesía/ Maje


Los empresarios, bajo lupa 


Para entenderlo mejor, la persona natural se refiere a alguien que asume a título personal las obligaciones de una empresa. La persona jurídica es cuando la empresa asume las obligaciones. 

Lo que afirma la ley específicamente es que las personas naturales y jurídicas deben brindar a las autoridades información sobre “actividades potencialmente vinculadas al lavado de activos, financiamiento al terrorismo y financiamiento a la proliferación de armas de destrucción masiva”.

La tormenta de estar en las afueras de El Chipote

Esta ley abarca a los bancos, sociedades financieras, la bolsa de valores, sociedades de inversión, casas de empeño, casinos, contadores públicos, abogados, entre otros tipos de negocios. 

Incluso, la ley creó una reforma para conformar la Unidad de Análisis Financiero (UAF), que pretende analizar las operaciones sospechosas, es decir “todo acto, operación o transacción aislada, reiterada, simultánea o serial, sin importar el monto de la misma, realizada por cualquier persona natural o jurídica que de acuerdo con las regulaciones vigentes, resulta inusual o carente de justificación económica o jurídica aparente”.

La ley condena a quienes puedan financiar dinero. Foto: Humberto Galo / Maje


¿Quién pidió la ley? 


En la Asamblea Nacional se discutió esta nueva ley, que fue propuesta directamente por el presidente Daniel Ortega y fue aprobada en la Asamblea Nacional con 70 votos a favor. 

La propuesta la había realizado el presidente desde el cuatro de abril, en su momento se explicó que era para “proteger la economía nacional y la integridad del sistema financiero de los riesgos asociados al lavado de activos, el financiamiento del terrorismo”.


La ONU advirtió que puede ser peligrosa

Algunos organismos internacionales condenaron la ley. Foto: Cortesía / Maje  


Después aprobarse la ley, un comunicado de las oficinas del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos dijo que debido a la confusión del texto, la ley puede criminalizar las protestas pacíficas.

Francisco Martínez: “espero que no me maten por pensar diferente”
 

"El texto es muy vago y permite una amplia interpretación que podría provocar que se incluyera (en la definición de terrorista) a personas que simplemente están ejerciendo su derecho a la protesta" dice el comunicado.

Los momentos por los que está pasando Nicaragua nos obligan a ser más críticos y estar al pendiente de lo que sucede en la Asamblea Nacional.

Notas Relacionadas

La vez que Rosario Murillo acudió al Cenidh

Tras 20 años de la visita de Rosario Murillo al Cenidh, diputados del gobierno sandinista le quitan la personería jurídica al organismo de derechos...

Cuatro ONGs afectadas por el gobierno sandinista

Durante la represión en Nicaragua que empezó desde abril, muchas Organizaciones sin Fines de Lucro denunciaron las violaciones a derechos humanos, ...