La tormenta de estar en las afueras de El Chipote

Foto: Naima Bone / Maje
Por los portones de El Chipote merodea “El Chele” o “El Torturador”, si señala a un familiar significa que torturó o torturará al familiar de esa persona.

Una tenebrosa cárcel, que por años ha mantenido la sensación de oscuridad, se ubica en una loma de origen volcánico en la ciudad de Managua. El lugar es popularmente es conocido como “El Chipote” y ahí, en las afueras de las celdas, familiares de los reos viven momentos de angustia, incertidumbre y dolor.

En las afueras de esta cárcel permanece una gran cantidad de personas que preguntan por algún familiar que fue detenido por grupos armados durante las protestas que mantienen a Nicaragua en una crisis sociopolítica. 

Solidaridad con los masayas en "Marcha Masaya Florecerás"

Muchos de los reos son estudiantes, profesionales y hasta adolescentes, todos han sido apresados por participar de las protestas, apoyar en las barricadas o tranques y por prestar sus servicios profesionales, por ejemplo los médicos, en los diferentes espacios de las concentraciones.

Familiares en las afueras de El Chipote Foto: Naima Bone / Maje

La mayoría de personas desaparecidas o arrestadas de forma ilegal en sus casas aparecen en El Chipote, pero confirmar ese dato puede demorar hasta dos días y esta situación llena de desesperación y dolor a sus familias. Otro aspecto que les afecta sicológicamente, es el pasado oscuro de este lugar, y entonces también les invade la angustia, incertidumbre y sufrimiento.

En el tiempo que Anastasio Somoza Debayle gobernó Nicaragua, este lugar tenebroso se llamó “La Loma” y operó como un centro de torturas, cuando los sandinistas obtuvieron el triunfo en 1979 fue bautizado como “El Chipote”. Hoy su nombre corresponde a Dirección de Auxilio Judicial, pero muchos nicaragüenses le continúan llamando “El Chipote”. 

Judith Belén Mairena: “me molesta la indiferencia de las personas”

Según el último dato que brindaron organismos de derechos humanos, hay al menos 50 detenidos en  El Chipote, es decir, al menos 60 madres, tíos, primos, hermanos, hijos y amigos en las afueras de este lugar.

Las falsas esperanzas 

Una vez se confirma la presencia de un familiar reo en El Chipote las familias viven lo peor. Se pasan los días entre señales de esperanza, que es cuando policías abren los portones o cuando un oficial se acerca con una lista de nombres; y la desilusión. 

En el transcurso del día, los oficiales que vigilan el portón  prometen a una buena cantidad de familiares que podrán ver a sus detenidos, pero al final del día solo dos personas son autorizadas para entrar a las instalaciones.

Una de las madres que exige justicia por su familiares Foto: Nayira Valenzuela / Maje

“Estamos tan atormentados, es triste… pasar una noche y un día es igual de triste, no te dan respuesta y no nos dejan ver a nuestro familiar… uno tiene el corazón desgarrado”, dijo una de las personas que se encontraba esperando una respuesta. 

La incertidumbre de los alimentos

Las buenas noticias pueden ocurrir en cualquier momento, pues los familiares que se encuentran en las afueras de El Chipote no tienen un día ni hora específica para ver a sus familiares o para enviarles los alimentos. 

“Cuando los policías autorizaron el envió de alimentos y bebidas, yo le mandé (a su esposo) una botella grande con agua, pero el oficial no dejó pasar la botella”, me comentó una de las mujeres que se encuentra afuera de El Chipote.

Familiares llevan comida a los reos Foto: Naima Bone / Maje

Según me explicó, “las botellas con agua tienen que ser pequeñas y cada preso tiene permitido una al día”. 

Pese a que los familiares envían comida para todos sus presos, confiesan que en ocasiones se quedan con la incertidumbre de si realmente los alimentos y bebidas llegan a sus reos. 

El torturador

En el transcurso del día, merodea los portones de El Chipote “El Chele” o “El Torturador”. Según uno de las mujeres que por seguridad no quiso brindar su nombre, se trata de un policía que se dedica a realizar señas a los familiares, “esto significa que torturó o torturará al familiar de esa persona a la que señaló”.

Familiares en los portones de El Chipote Foto: Naima Bone / Maje

Pese a no estar seguros que la señal es manifestación de tortura, hay familiares que se angustian y les causa temor ver a “El Chele”.  

El chipote, entre tanto dolor la esperanza no muere

Aun y con toda la situación inestable que viven los familiares en las afueras de El Chipote, aseguran que la esperanza es lo último que se pierde, así que ellos aseguran que continuaran plantados en los portones, a la espera de alguna respuesta. 
 

Notas Relacionadas

Alerta Amarilla | Los daños que han causado las lluvias en Nicaragua

Más de 300 viviendas en 16 municipios de Nicaragua resultaron afectadas por las lluvias.

La canción que los reos le compusieron a Eddy Montes

Varios reos de la cárcel La Modelo compusieron una canción a Eddy Montes, para conmemorar la muerte del matagalpino.