Carlos Fonseca, el revolucionario sin revolución

Cortesía /Maje
Carlos Fonseca Amador, el fundador del FSLN, no tuvo una relación cercana con quien hoy es líder de su partido, Daniel Ortega.

Más que un revolucionario, Carlos Fonseca parecía un místico, me dijo Onofre Guevara, periodista nicaragüense, cuando le pregunté por el fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).  Según como lo describe Guevara, Carlos era una persona con un alto nivel de educación y de trato personal, serio y comprometido. 

Guevara recuerda que llegaba los viernes a la oficina del periódico “Orientación Popular” donde él trabajaba, se llevaba varios periódicos y los iba a vender al mercado Oriental, mientras daba discursos revolucionarios. 

“Los enemigos”, el poema de Neruda que leyó el embajador de Colombia en la OEA

Constantemente regañaba a sus compañeros de la revolución, que se distraían viendo mujeres en las calles. “La misma vida de él se refleja en un hecho significativo, nunca se le conoció novia más que su esposa”, comentó Guevara.

Fonseca estudió la secundaria en Matagalpa. Foto: Cortesía / Maje

 
“Carlos no podía ser un guerrillero”


Mónica Baltodano en “Memorias de una Lucha”, lo define  como un hombre humilde, comunicativo, preocupado por los problemas de los demás, y sobre todo muy cuidadoso de los valores.

Físicamente Carlos era un hombre delgado, “era flaco y débil”, me dijo Guevara, por eso nunca fue guerrillero; además  tenía problemas de visión, pero resaltaba en su rostro los ojos azules. “Tus ojos azules generosos, apuntando firmes hacia el futuro”, dice la canción de Carlos Mejía Godoy. 

Se vestía de pordiosero, y se le escapaba a los miembros de la Guardia Nacional que no lo conocían. “Una vez estábamos en Ciudad Jardín y Carlos se puso a dar una charla a los que estábamos ahí, explicaba las razones de por qué Somoza seguía en el poder”, me contó Juan Alberto Henríquez, maestro, periodista, abogado y revolucionario. 

¿De qué tratan las resoluciones sobre Nicaragua en la OEA?

Mientras Carlos hablaba, alguien lo interrumpió (esta persona no logró reconocerlo) para decirle que no anduviera diciendo cosas en contra de Somoza, sino que le dijera a Carlos Fonseca, que le pusiera una bomba a Somoza. Carlos solo se puso a reír, me relató Henríquez. 

Fonseca estudió en la UNAN León. Foto: 19 Digital / Maje


Los datos de Fonseca 


Carlos Fonseca nació en Matagalpa, el 23 de junio de 1936, en el barrio El Laborío. Era hijo de una campesina llamada Justina Fonseca, y de Fausto Amador, quien trabajaba para la familia Somoza. 

Estudió la secundaria en el Instituto Nacional del Norte de Matagalpa, donde fundó una revista llamada La Segovia.

“Un Sandinista posee, ante todo, modestia revolucionaria. Esta es una cualidad que tiene más importancia de lo que a primera vista puede parecer”, escribió Carlos Fonseca en un texto que se publicó en un volante clandestino en 1975. Luego, el 8 de noviembre de 1980, el diario Barricada lo hizo público. 

Viajó a Rusia y escribió el libro "Un Nicaragüense en Moscú". Foto: Cortesía / Maje


Los primeros pasos de Fonseca como revolucionario 


Onofre Guevara conoció  a Fonseca en el año 1957. Carlos era activista del Partido Socialista, de hecho era dirigente del Consejo Universitario (CUUN), mientras estudiaba Derecho en León.

 Fonseca comenzó con las ideas revolucionarias desde que era estudiante en Matagalpa, el primer movimiento al que perteneció era Conservador, me dijo Guevara. Una vez en la universidad de León, conoció a Tomás Borge y formaron una célula socialista en las aulas de clase. 

El Partido Socialista envió  a Fonseca al “Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes” de 1957, realizado en Moscú, en el que participaron alrededor de 34,000 jóvenes de 131 países distintos. 

Las cicatrices que ha dejado la historia de Nicaragua

Entonces, Carlos escribió el libro “Un Nicaragüense en Moscú”, que editó el mismo Partido Socialista. La idea era ganarse al estudiantado a través de Carlos. 

Después de la muerte de Fonseca, asumieron el mando los nueve comandantes de la revolución. Foto: Cortesía / Maje

“Eligen a Carlos para conectar con los estudiantes, él (Carlos) inventa que fue Manolo Cuadra (poeta)  quien lo miró en Costa Rica y lo entusiasmó para que fuera al festival”, me narró Guevara, quien afirma que eso es mentira, porque desde que salió del país, Carlos sabía que participaría en el festival. “Carlos nunca lo corrigió”, confesó Guevara. 


 La ruptura con el Partido Socialista 


Fonseca participó en la batalla de El Chaparral, que se dio en la frontera con Honduras en 1959. Tropas hondureñas atacaron a los guerrilleros nicaragüenses dejando a nueve muertos y  15 heridos, entre ellos Carlos Fonseca. 

Después de esa batalla, el Partido Socialista decidió que la lucha no debía ser por las armas, Carlos sin embargo, pensaba que la libertad pasaba por usar las armas, así que se separó del partido. 

Formó el “Movimiento Nueva Nicaragua”, después transformó el nombre a Frente de Liberación Nacional, hasta que se le ocurrió involucrar los pensamientos de Augusto Calderón Sandino, proponiendo así el nombre de Frente Sandinista de Liberación Nacional. 

Juan Alberto Henríquez, conoció a Carlos en las actividades del partido socialista. La esposa de Fonseca, María Haydeé Terán, le pidió que ayudara a su marido en las actividades clandestinas. 

Juan Alberto se encargaba de ayudar a que Carlos Fonseca tuviera lugares donde resguardarse, es decir casas de seguridad, estuvieron juntos en San Judas o en Batahola Norte. 


¿Cuáles eran las principales ideas de Carlos Fonseca? 


Lo que defendía Carlos Fonseca, me explicó Juan Alberto Henríquez, era la unidad del pueblo en torno al FSLN. A cada quien le daba una tarea para hacer, a los intelectuales les pedía que escribieran de la revolución y de las ideas de Sandino. 

Carlos defendía la educación como arma para luchar contra la dictadura, en varias ocasiones Fonseca le dijo a Juan Alberto Henríquez, que como era profesor debía prepararse, aprender y culturizarse. 

Los barrios Orientales de Managua, bastión del sandinismo en 1979

Mónica Baltodano escribió que Carlos tuvo la lucidez de colocar tempranamente a Sandino como “parte sustantiva de la nueva etapa de lucha que se abrió después del ajusticiamiento del tirano”, Somoza García, a manos de Rigoberto López Pérez. 

Revolución sandinistas en los barrios Orientales de Managua. Foto: Cortesía / Maje


Ortega y Fonseca, la relación que no existió 


Carlos Fonseca pensaba en que solo existía una manera de ganar la revolución, esa era a través de la Guerra Popular Prolongada (GPP), me explicó Henríquez. Creía en un Frente Sandinista unido. 

A pesar que en los últimos años, el gobierno de Daniel Ortega utilice la figura de Carlos Fonseca como uno de los guías de su partido, en realidad la relación del fundador del FSLN con Daniel Ortega fue casi nula. 

 

 

Según Henríquez, Daniel Ortega no tenía comunicación con Carlos Fonseca, puesto que Ortega estuvo preso durante siete años, comenzando un 18 de noviembre de 1967, mientras que Carlos murió en 1976.

Su hermano Humberto Ortega, participó en una misión que pretendía rescatar a Carlos Fonseca, cuando Fonseca fue arrestado en Costa Rica, sin embargo no lograron sacarlo de la cárcel. 

Ortega durante la revolución. Foto: Cortesía / Maje

“Yo lo que conozco es que Humberto estaba en Costa Rica, Carlos le mandaba cartas, diciéndole que se viniera a Nicaragua, que no estuviera haciendo análisis de las tendencias, sino que trabajara aquí”, me explicó Henríquez.

Incluso se dice que en algún momento, Fonseca expulsó a los hermanos Ortega del Frente Sandinista. Lo que puede confirmar Onofre Guevara, es que Fonseca expulsó a Tomás Borge del partido, porque recibió quejas de él. 

#ELCHAT| El realismo mágico de Macondo en Monimbó

Según Guevara a Carlos le dijeron que en una de las casas de seguridad en las que se alojaba Borge, este acosaba sexualmente a una joven, que era hija del dueño de la casa.


Ortega y Fonseca, dos personalidades diferentes de la revolución 


Guevara cree que con Ortega, Carlos nunca se miró y si lo hizo fue quizás una vez en La Habana, Cuba, después que Daniel saliera de la cárcel, pero después no lo volvió a ver. 

Onofre Guevara resume las personalidades tan diferentes de Ortega y Fonseca en una situación que él presenció. “Yo estuve tres meses con Daniel en la cárcel, ahí lo conocí”, me comentó Guevara. 

Triunfo de la revolución en 1979. Foto: Cortesía / Maje

Cuando  Guevara trabajaba como periodista en el “Periódico Orientación Popular”, Ortega ordenaba que sus fotos salieran en grande en las páginas del periódico, y si salían fotografías de otros compañeros, debían ser más pequeñas que las suyas. 

Mientras Carlos se llevaba los periódicos al Oriental, los vendía y  pasaba horas dando discursos y enseñando a la gente sobre la historia de Nicaragua, me dijo Guevara. 

Tenía una pasión por la gente, solo la puede tener un hombre con vocación de dirigente” añadió el periodista. 

Después de la muerte de Carlos, se formaron tres tendencias en el FSLN, la Guerra Popular Prolongada (GPP), la Proletaria y  la tendencia Tercerista, esta última era la de los hermanos Ortega; Humberto, Daniel y Camilo Ortega. A partir de entonces la figura de Ortega se hizo más grande. 

Periódicos de la época. Foto: Cortesía / Maje

“Hay muchas ideas equivocadas, la mayoría de la Juventud Sandinista actual, piensan Daniel inició la revolución, ahora solo existe el comandante Ortega”, lamentó Guevara, “ahora Ortega lo tiene como un santo (a Carlos) y no como un guía”.

Nicaragua ¡Cuánto ha cambiado en tres meses!
 

La última conversación que Onofre Guevara tuvo con Carlos Fonseca fue en Honduras, corría el año 1960, Carlos había vuelto de un viaje a Cuba, después no lo volvió a ver, Carlos pasó a la clandestinidad. Murió el 8 de noviembre de 1976. 

“Las generaciones venideras, de  la Nicaragua libre y luminosa, van a recordarte eternamente”, dice la canción de Carlos Mejía Godoy, y yo me quedo con la sensación, que Carlos fue un hombre que pensó e ideó un plan para una Nicaragua diferente, pero otros “lo hicieron por él”.
 

Notas Relacionadas

La vez que Rosario Murillo acudió al Cenidh

Tras 20 años de la visita de Rosario Murillo al Cenidh, diputados del gobierno sandinista le quitan la personería jurídica al organismo de derechos...

Cuatro ONGs afectadas por el gobierno sandinista

Durante la represión en Nicaragua que empezó desde abril, muchas Organizaciones sin Fines de Lucro denunciaron las violaciones a derechos humanos, ...