Francisco Martínez: “Espero que no me maten por pensar diferente”

El estudiante conocido en las redes sociales como el de “la chayo semilla”, nos comentó cómo se integró a la lucha de los universitarios en la mesa del diálogo nacional.

Francisco Martínez, estudiante de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN – León), es originario de Quezalguaque, municipio de León. 

Actualmente es vocero de la Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia en el diálogo nacional.

En una de las primeras sesiones de la mesa del diálogo, este joven se presentó con un collar adornado con un bombillo de un “árbol de la vida” que habían derribado, esto se volvió popular en las redes sociales.

Francisco Martínez. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Francisco y sus compañeros habían planeado derribar un “chayopalo”, para celebrar su cumpleaños. “Mi cumpleaños es el 22 de abril y parte de la fregadera con los chavalos era ir botar un chayopalo; cuando yo me voy a Managua pierdo contacto por dos días y me doy cuenta que ya lo habían botado”, comentó.

“Estaba con esa cuestión de tener algún símbolo; uno de mis compañeros de la coordinadora me dio la idea de llevarme el collar con una chayo semilla y el día del diálogo la usé y se volvió viral”, añadió.

La "chayo semilla". Foto: Nayira Valenzuela  / Maje

“A los ocho años quería ser Astronauta” 

Desde niño Francisco se interesó por la medicina y la política, a los ocho años quería ser Astronauta, al final se dio cuenta que le gustaba la medicina.

Su mamá trabajaba como enfermera en un banco de sangre. “Yo tenía tres años y ella me llevaba a su trabajo, vivíamos solos y no había nadie que me cuidara, es ahí donde me dio curiosidad qué era la sangre y todo el trabajo que hacían en ese lugar”, narró Francisco.

•  No se puede hacer una revolución, sin la participación de las mujeres

Otros de los intereses del joven son: el deporte, los juegos y la literatura.

Siempre le ha gustado leer los clásicos, como Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, El Arte de la Guerra (Sun Tzu) y El Principito de Antoine de Saint- Exupéry, que lo leyó a los ocho años.

Confiesa que cuando entró a la adolescencia su estilo literario cambió e inició a leer series como Harry Potter, pero cuando cumplió 16 años volvió a retomar los clásicos.

El niño que cuestionaba a un Gobierno

Francisco me explicó que no se considera de izquierda ni de derecha. De hecho, cree que se puede extraer cosas buenas de ambos lados para llegar a una ideología mejor estructurada.

“Desde que Ortega empezó con las primeras reformas, ahí estaba un niño de nueve años tratando de decirles a sus compañeros de clases que estaba mal el país, y los maestros  decían ¡cállate tenés educación gratuita!”, dijo Francisco.

El joven considera que de llegar a formarse un nuevo partido político, algún día será un problema, puesto que el cambio no tiene que ser estrictamente de los políticos, sino de los ciudadanos.

Francisco Martínez, criticaba desde niño a los políticos. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

“El cambio político tiene que venir desde la participación ciudadana, y la sed por formación política de cada joven que al final es la mayor parte de la población nicaragüense”.

“Tiene que quitarse esa apatía por la política y esa idea de que a mí no me da de comer la política, entonces no me interesa”, explicó.

Francisco dice que pueden formarse miles de partidos políticos, pero si los nicaragüenses no cambian la cultura política que se ha venido arrastrando, “vamos a tener que repetir la historia cada 40 años”.

Un joven activista

La lucha de Francisco inició antes de las protestas por la reserva Indio Maíz, él realizó activismo dentro de su universidad, pues intentó recobrar la autonomía de esta, puesto que nunca se sintió representado por los dirigentes estudiantiles.

Debido a su activismo, desde primer año era amenazado con ser expulsado de la carrera de Medicina.

Francisco Martínez. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Cuando iniciaron las protestas por las reformas al Seguro Social, Francisco incentivó a sus compañeros a integrarse a la lucha, a pesar de que fueron reprimidos, los jóvenes no dieron un paso atrás.

“Comencé organizando algunas protestas en León, los primeros días fuimos reprimidos ya después me dediqué a tratar de conseguir refugio para los muchachos de los internados”, comentó.

 •  El rugido joven de León, la ciudad universitaria en contra de Ortega

Francisco estuvo dentro de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), ahí tuvo la oportunidad de ayudar y curar a los heridos, también decidió ir a apoyar a los jóvenes que se encontraban atrincherados en la UNAN-Managua, porque en los primeros días no había cuerpo médico.

Al final, Francisco decidió salir de Upoli por muchos inconvenientes; luego se integró a la Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia, este movimiento está formado por los estudiantes de la UNAN-Managua, UNAN- León, RUCFA, UCA, UNI, UAM y Tomas More.

¿Cómo se preparó para el diálogo nacional?

Antes de formar parte del diálogo nacional, Francisco estuvo rotando en varias casas de seguridad, pues era muy perseguido.

Desde el primer día que se integró en la Coordinadora Universitaria por la Democracia y la Justicia, se preparó en temas de inclusión, participación ciudadana, técnicas de negociación, derecho constitucional y marco legal.

Luego de que la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, y la Coalición Universitaria tomara más forma, los jóvenes tenían asesoría de mayor calidad.

Francisco forma parte de dos comités, uno de ellos es de estrategias políticas, en este se definen directrices de la coalición que deben presentarse en la alianza, el joven me explicó que deben de ser defendidas a “capa y espadas en reuniones con la alianza”.

El otro comité es de derechos humanos, la función de este es recoger toda la información de las víctimas y hacerlas llegar a los organismos de defensas de derechos humanos nacionales e internacionales.

Por otro lado, forma parte del diálogo nacional y en la mesa electoral, en donde se están tomando las decisiones de cara a la democratización del país.

Los errores cometidos

Estos jóvenes han sido la voz de pueblo y han tenido que evolucionar rápidamente, de representantes estudiantiles a figuras políticas, viven en constante presión por cumplir todas las exigencias que el pueblo demanda contra el gobierno de Ortega.  

Este ha sido un proceso nuevo e inesperado para esta generación, los errores que se cometan en el camino será parte de un aprendizaje que los llevará a una mejor formación para continuar en la lucha.

Francisco me explicó que uno de los errores que han tenido es en el ámbito comunicacional y en la parte mediática.

“Se han dado entrevistas con palabras que no han sido seleccionadas correctamente; hay personas que están percibiendo que dentro de la coalición hay problemas internos o que el ego ya se les está subiendo a la cabeza y eso da una mala imagen”, comentó.

Estos jóvenes están en constante aprendizaje, para realizar un mejor trabajo. “Hemos hablado con las personas que han tenido una mala imagen mediática y les recordamos que están representando a los nicaragüenses en la mesa de diálogo”, añadió Francisco.

El momento más difícil

Francisco confiesa que ha pasado por varios momentos difíciles, pero el más fuerte fue un 23 de mayo, él se encontraba en una sesión de diálogo; ese día se enteró por una transmisión en vivo desde las redes sociales, que los muchachos de León estaban siendo atacados por la policía.

“Estar ahí sentado en esa mesa de diálogo mientras tu familia está siendo masacrada, te toca bastante, y estar sentado frente a los asesinos que todavía tienen la desfachatez de decirte que no es así…”, comentó con un tono de voz entrecortado.

“Castro (Edwin Castro, diputado del FSLN) se levantó y le dijo a Monseñor Bosco (Obispo de León), que esa marcha en León fue pacífica y esos delincuentes atacaron, cuando sabemos que no es así, hay videos que mostraron como atacaron a los muchachos”, añadió.

“Ver ese descaro me dio una sobrecarga de estrés, sentí que ya no podía más, estaba a punto de lanzar el micrófono".

•  José González: “No podemos liderar un país, el pueblo debe buscar sus propios líderes”

De tanto estrés le dio fiebre, así que fue al hospital y le mandaron algunos medicamentos para controlar el malestar.

“Yo tengo un tic que es este (apretar el puño varias veces), porque siento que se me queda paralizada la mano por los nervios, cada vez que estoy estresado suelo irme a un lugar apartado y comienzo a leer”, me confesó el joven.  

Una persona cercana vio que tenía ese problema, así que le regaló un pequeño peluche, una morsa de grandes ojos azules, para que la apretara cuando sintiera ansiedad.

La morsa de peluche que usa para calmar el estrés. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Después de esta crisis, Francisco desea terminar los nueve años que demanda su carrera y estudiar alguna especialidad; también le gustaría estudiar una segunda carrera, Derecho, ahora que está dentro de la Coalición Universitaria ha tenido la oportunidad de conocer más sobre esta profesión.

“Voy a tratar de tomar una segunda carrera, Derecho, espero que el instituto crezca, regresar a mi universidad y no me maten por pensar diferente”, dijo.

Francisco formó un instituto de defensas de derechos humanos de grupos marginados de la sociedad, su función es motivar a los jóvenes universitarios a tener deseos de formación política y de participación ciudadana.

El instituto no pudo crecer, siempre se le presentaba obstáculos y amenazas dentro de la universidad.

Francisco dice que su mensaje a los jóvenes es el mismo que ha repetido por varios años:

“Preocúpense por cambiar a su país, a su universidad, a su barrio, no lo dejen en manos de los adultos, tomen ustedes la iniciativa, comiencen a organizarse  y preocúpense por el cambio, habrán críticas y problemas, la gente está viendo que estás trabajando y te ven como una amenaza”, finalizó.

Notas Relacionadas

Nicaragüenses exiliados en Costa Rica se reúnen para protestar contra el gobierno de Ortega

Este domingo un grupo de nicaragüense exiliados en Costa Rica, se reunieron en San José para protestar contra el gobierno de Daniel Ortega y Rosari...

¿La Yasuri ganó Miss Universo?

El popular personaje de redes sociales, “la Yasuri”, sorprendió a sus seguidores con un video-parodia de Miss Universo.