La caravana Azul y Blanco que no llegó a su destino

Oscar Sánchez/Maje
El artículo 54 de la constitución política indicia: “Se reconoce el derecho de concentración, manifestación y movilización pública de conformidad con la ley”, pero los parapoliciales impidieron que los autoconvocados lograran realizar la caravana hacia Masaya.

Después del ataque a los pueblos blancos en la “operación limpieza” realizada por el gobierno, los estudiantes de la Coalición Universitaria decidieron convocar a una caravana que pretendía llegar a Masaya. 

La gente se reunió en las inmediaciones de la rotonda Rubén Darío (Metrocentro), a eso de 11:50 de la mañana, las personas partieron de Managua, como ha sucedido durante las últimas caravanas realizadas en  la capital, a medida que avanzaban más gente se iba sumando. 

Jóvenes que deciden irse de Nicaragua
 

Las personas salían de sus casas con sus banderas azul y blanco al paso de la caravana, como dirigente de esta marcha iban los estudiantes miembros de la Coalición Universitaria. 

 

 

Cuando la caravana llegó a la rotonda de Ticuantepe hicieron su primera parada, en ese momento se les avisó a los autoconvocados que en Masaya estaban los parapoliciales, y que era muy peligroso avanzar. 

El estudiante Lesther Alemán, les pidió a las personas que mejor retornaran a Managua, puesto que era muy peligro seguir, había opiniones diferentes, otros pensaban que debían continuar, porque como nicaragüenses tienen derecho a manifestarse libremente. 

Decidieron entonces llegar hasta el kilómetro 21, que era lo más cerca que podían estar de Masaya, puesto que ellos no tienen nada para defenderse, mientras los parapoliciales cuentan con armas de fuego. 

#ELCHAT | El realismo mágico de macondo en Monimbó

Familias capitalinas sacan su bandera con el paso de la caravana. Foto: Cortesía / Maje


La entrada a Ticuantepe, zona peligrosa 


A eso de las 2:30 de la tarde,  los autoconvocados llegaron a la Uniplaza de Veracruz, en ese momento se detuvieron para quitar algunas barricadas hechas por los parapoliciales y grupos afines al gobierno. 

Los motociclistas eran los que encabezaban la caravana, ellos se encargaron de quitar las barricadas, mientras varios jóvenes realizaban transmisiones en vivo desde Facebook. 

La marcha retornó a Managua, la idea es que pueda recorrer los barrios para que la gente de la capital pueda sumarse a la protesta. 

 

 


Los sacerdotes atacados 


Mientras se realizaba la caravana Azul y Blanco en la carretera a Masaya,  dos sacerdotes fueron atacados por personas encapuchadas y con armas. 

La camioneta de monseñor Abelardo Mata, fue atacada cuando circulaba por Nindirí. El obispo de la diócesis de Estelí, no sufrió ningún daño físico. 

La operación limpieza llega a los pueblos blancos

Dos sacerdotes atacados hoy. Foto: Cortesía / Maje

De igual forma el padre Jairo Velázquez de la Iglesia en Catarina, fue atacado por personas encapuchadas en la propia casa cural, además le quitaron pertenencias como una computadora. 

Así está Nicaragua después de tres meses de protestas, las marchas continúan, pero la violencia y las represiones en contra de los manifestantes es cada vez mayor. 

Notas Relacionadas

El nieto de Pedro Joaquín Chamorro, que denuncia al gobierno sandinista en Harvard

Mateo Jarquín estudia en la Universidad de Harvard su tesis doctoral sobre la revolución sandinista y actualmente está realizando presentaciones so...

Kysha López, la mujer transgénero acusada de financiar los tranques

La mujer transgénero Kysha López es acusada de financiar los tranques en Diriamba. En la cárcel ha sufrido discriminación por su orientación sexual.