La realidad de las posesiones demoniacas

Exorcismo, posesión de demonios o enfermedades mentales.

Los exorcismos o la posesión de espíritus malignos son uno de esos misterios en lo que casi no ahondamos. Están los que creen en Dios pero no en esta “clase de cosas” y los que no creen en Dios y por lo tanto tampoco en espíritus malignos. 

Las películas nos han vendido una perspectiva de estos eventos, pero las diferentes denominaciones cristianas de Nicaragua tienen métodos distintos para tratar estos acontecimientos. 

Héctor Rosas es un pastor de la Iglesia Roca Eterna de Managua. Una mañana, en la que hacía oraciones  rutinarias por una mujer que estaba en depresión debido a que sus dos hijos se habían ido del país, Héctor empezó a sentir cosas extrañas. De repente el viento comenzó a soplar más fuerte, las ventanas se cerraban y abrían, y la puerta se cerró haciendo un ruido con un eco que resonó en toda la casa.

Según la Iglesia Católica los demonios tienen un nombre. Cortesía /Maje

Mientras oraba, Héctor sintió que Dios le hablaba y le dijo que en el cuarto de la mujer había algo que la estaba perjudicando. El pastor entonces le pidió a la muchacha que fueran al cuarto y que pensara en qué era lo que lo estaba causando todo ese mal. 

La mujer sacó unas fotografías de una relación que había tenido, pero Héctor sintió que ese no era el problema, pasaron algunos minutos y “Dios me habló diciendo que buscara en un maletero que la mujer tenía en el cuarto”, dijo. 

Héctor sacó varias cartas y fotografías que ella guardaba para recordar a una relación lésbica del pasado, continuaron orando hasta que la mujer confesó que ella todas las noches se ponía a leer lo que se decían y a recordar esa relación. 

Héctor dice que ella se estaba obsesionando y estaba cayendo en depresión por esa situación, descubrieron entonces que estaba mal por eso y no porque sus hijos se habían ido. 


Casos de liberación de demonios 


Esta no ha sido la única experiencia de Héctor, que desde pequeño miró este tipo de situaciones ya que su padre era pastor. En una ocasión cuenta que  estaba en la Iglesia orando, pero de pronto sintió la necesidad de pasar al escenario a un muchacho que escuchaba la predica desde el público. 

En la Biblia se narran casos de liberación de demonios. Cortesía /Maje

El joven atendió el llamado de Héctor y comenzaron a orar, sin embargo, cuando las oraciones se fueron intensificando, el muchacho empezó  a tirar manotazos, a mover las manos, a golpear el piso, así que Héctor continuó con la oración. 

Cuando acabó el joven estaba bien, pero el pastor se sorprendió porque en primera instancia él no lo llamó para expulsar los espíritus malignos, sino que simplemente quería orar por el muchacho. 

Héctor confiesa que nunca ha sentido miedo de este tipo de situaciones porque si es cristiano y cree en lo que dice la Biblia, por lo tanto debe tener presente que esto es real. 

En la religión protestante le llaman “endemoniados” a las personas que sufren este tipo de acciones, ya que es así como según Héctor, se lee en la Biblia. 


El exorcismo de la Iglesia Católica 


Por su parte la Iglesia Católica tiene un procedimiento diferente  para tratar estos casos,  ellos le llaman “exorcismo” y existen dos tipos. 

El exorcismo simple que se practica durante el sacramento del bautismo y el solemne, que sólo puede hacerlo un sacerdote con el permiso de la Santa Sede. 

A pesar de que algunos padres no acreditados como exorcistas de la Iglesia Católica, tienen el poder de expulsar demonios eso es basado en la fe, pero no se les puede llamar exorcismo sino plegarias de liberación

Existen una serie de características que el párroco debe interpretar para saber si en realidad la persona está bajo las influencias de un espíritu maligno, por ejemplo “aversión vehemente hacia Dios, la Virgen, los santos, la cruz y las imágenes sagradas, hablar con muchas palabras de lenguas desconocidas o entenderlas, hacer presentes cosas distantes o escondidas”, esto según el canon 1673 del Derecho Canónico de la Iglesia Católica. 

A la hora de hacer el exorcismo los sacerdotes le piden el nombre al demonio porque esto es una señal de control hacia la influencia negativa, es como hacerlo débil,  según dijo Cesare Truqui, exorcista de la diócesis de Coira en Suiza, al periódico Aleteia.

Una de las oraciones que los párrocos acreditados por la Iglesia Católica utilizan es la que se expone en el Derecho Canónico: 

“Señor Dios, apiádate de mí, siervo tuyo,
que, a causa de muchas insidias,
me he vuelto como un objeto perdido;
sálvame de la mano de mis enemigos
y ven a buscarme si estoy perdido,
acógeme cuando me encuentres,
y no me abandones,
así podré agradarte por siempre,
porque se que me has redimido con tu fuerza.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amen”.


¿El papa exorcista? 

En 2013 circuló un vídeo en el que Papa Francisco oraba en la plaza por un hombre y este empezó a abrir la boca y hacer gemidos cuando el Papa puso su mano en la frente. 

La gente reaccionó diciendo que el Papa había realizado un exorcismo, sin embargo el vaticano aclaró posteriormente que solo se trató de una oración por una persona que era aquejada por una enfermedad. 

El psicoanalista, Ivan Ruiz, explica que en el pasado la Iglesia Católica tomaba las enfermedades mentales como posesiones diabólicas, una de las más comunes era la esquizofrenia,  que la curaban abriendo el cráneo de las personas enfermas para que entrara aire. 


Explicación psicológica 


La esquizofrenia es una enfermedad que produce alucinaciones que se dan en el cerebro, pueden ser visuales como ver espantos, o auditivas al escuchar voces o gemidos, comenta Ivan. 

Además las personas pueden sufrir de creencias delirantes y de dificultad para pensar lógicamente. Ivan indica que las enfermedades psicóticas que se identifican con ser una ruptura con la realidad social en que vivimos, explicarían apariciones, gritos, algunas alucinaciones visuales, o sea  ver cosas que realmente están en tu mente.

Estos son mecanismos que utilizan las personas para adaptarse a un medio, es decir la alucinación es algo que te ayuda a regular tu comportamiento porque pones tu dolencia o incomodidad afuera de vos, concluye Ivan. 

Agrega que generalmente se pueden tratar de manera farmacéuticas porque tienen algún patrón biológico que seguir, entonces el tratamiento farmacológico ayuda más, pero también hay que hacer seguimientos psicoterapéuticos para que se evite que eso vuelva a suceder.


Los espantos 

Sin embargo el pastor Héctor Rosas dice que los miedos de las personas el diablo los conoce, por eso la gente mira “duendes, muertos, sombras o incluso escuchan lamentos”.

Los duendes son una de las leyendas de Nicaragua. Cortesía /Maje

En una ocasión comenta Héctor, que él estaba orando con un grupo de personas por una mujer que según él era bruja. Héctor dice que la mujer había lanzado una maldición en contra de su iglesia. 

Él empezó a orar, cuando de repente escuchó gritos, eran “como quejidos” dice Héctor, según él era un demonio que estaba siendo descubierto. Después de un tiempo la mujer, mandó a alguien para pedir disculpa a la gente de su iglesia. 

Además aclara que existe la magia negra, la adivinación, pero todo eso está relacionado con el diablo que sabe el pasado y presente de las personas, pero no tiene la capacidad de descifrar el futuro. 


La enfermedad colectiva o posesión de demonios 

 

En 2004 en la Costa Atlántica, exactamente en San Carlos se dio una crisis de la enfermedad llamada  Grisi Siknis, una histeria colectiva que es un síndrome cultural de los grupos étnicos de Centroamérica. 

La gente se puso violenta, tenía síntomas de esquizofrenia como movimientos involuntarios  del cuerpo. Lo característico de esta enfermedad es que los síntomas se esparcen rápido por la comunidad y puede ser causado por los trastornos psicológicos de la guerra y la pobreza. 

Ataca sobre todo a jóvenes de 15 y 18 años. Debido a la cultura misquita la comunidad atribuye este síndrome a posesiones de espíritus malignos y brujos. 

En el momento en que se dio la proliferación de la enfermedad, llegaron al lugar psicólogos, psiquiatras, organizaciones de la salud para atender esta situación, pero la gente confiaba más en sus chamanes.  

La fe en el ser humano 


El psicólogo Ivan Ruiz explica que la fe en el ser humano funciona como un método para alcanzar metas, porque tienen un apoyo y nos ayuda a adaptarnos a la sociedad. La fe es la que actúa en la gente para escuchar  a una autoridad religiosa, por eso esa vez salieron los “demonios” y la gente se sanó cuando los chamanes hicieron sus rituales. 

Eso fue una sugestión colectiva dice el psicoanalista Ivan Ruiz, es decir los chamanes funcionaron como una guía y la gente creyó en su influencia. 

Sin embargo Ivan aclara que la psicología es capaz de explicar muchas situaciones como estas, pero también cree que hay casos que no se puede descifrar porque la lógica humana no los puede entender, concluye. 
 

Notas Relacionadas

19 de julio | Las vías que estarán cerradas en Managua

Debido a la celebración convocado por el Gobierno, habrá algunas restricciones establecidas por la Policía Nacional este fin de semana.

Luisito Comunica reacciona al video de Lizbeth Rodríguez

El youtuber mexicano Luisito Comunica por fin habló sobre la supuesta infidelidad a su novia La Chule.