Jóvenes ¿La generación de los depresivos?

La depresión es una enfermedad que produce daños  físicos.
Bianca Hernández es una joven de 20 años que ha tratado de suicidarse al menos tres veces en su vida. “Eduard” tomó la depresión como un medio para hacer arte.

Cuando Bianca Hernández tenía 12 años, vivía en un ambiente familiar tóxico. Su mamá separada desde hace tiempo de su padre, decidió empezar una nueva vida con alguien más. Sin embargo la relación de su madre estuvo llena de conflictos y las peleas de pareja eran constantes en su casa.

“Todo ese tiempo sentí que ella prefería más su relación con su esposo que solidificar la relación madre e hija” confiesa.

Para aumentar los malos sentimientos, cuando cursaba los primeros años de secundaria sus compañeros de grupo la rechazaban por su físico, “me empezaron a decir que era anoréxica” cuenta. Nunca tuvo amigos, e incluso ninguno de sus compañeros accedía a trabajar con ella.

¿Cómo superar la muerte de tu perro?

La depresión es la enfermedad  no patológica más común en el mundo, según la OMS /Cortesía Maje

Bianca cursa el último año de su carrera universitaria, ha vivido tres intentos de suicidio y padece una de las enfermedades más comunes del mundo: la depresión.

Esta enfermedad ha sido catalogada en los últimos años como la enfermedad no patológica más común en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Los jóvenes podrían estar sintiendo más depresión que antes, probablemente por los cambios de la tecnología”, indica el psicoanalista Ivan Ruiz Salvatierra, quien asegura que la cultura de los millennials busca la satisfacción al instante y le tecnología es un generador de ansiedad.

¿Por qué muchos prefieren la soltería?

 

Síntomas de la depresión

Entre los síntomas de depresión que destaca Ruiz, está la pérdida del apetito, tristeza permanente, bajo autoestima, trastorno de sueño, e incluso intentos de suicidio.

No hay una edad exacta para la depresión, pero hay crisis en ciertas edades de la vida en que las personas son más susceptibles, aclara Ruiz.

 

La depresión por edades

Existe la crisis de la adolescencia, que es de 13 a 18 años. Ocurre cuando las personas quieren independizarse, elegir carreras o simplemente involucrarse en la vida social.

Luego está la crisis de la mediana edad, de 30 a 40 años, es cuando la persona siente que no ha hecho todo lo que quería con su vida en aspectos laborales o personales.

Por último, se puede dar la crisis de la tercera edad, que es cuando las personas ya están retiradas y no tienen en qué invertir su tiempo.

En junio de este año, Bianca tuvo una pelea con su mamá y eso le provocó una crisis de ansiedad que terminó en el tercer intento de suicidio.

En América alrededor de 50 millones de personas vivían con depresión en 2015 / Cortesía Maje.

“Mis ataques de suicidio me dan cuando me enojo y no puedo resolver las cosas, o no me entienden y sobre todo si tengo algún problema con mi mamá” afirma Bianca.

Otro de los intentos por suicidarse lo hizo con medicamentos que utilizaba para combatir la depresión. Era una caja de diez pastillas llamadas Altruline. Se las bebió todas esperando morir. Sin embargo todo quedó en dolor de estómago y mala digestión. Al final tuvo que vomitar todas las pastillas, porque no podía dormir en la noche.

Desde 1997 al 2012 fallecieron en Nicaragua 5,673 personas por lesiones autoinflingidas intencionalmente, según datos de la Organización Panamericana de la Salud.

 

¿Cómo ayudan los amigos y familia?

Bianca piensa que las personas que más le han ayudado han sido sus amigos. Fueron ellos quienes le insistieron en visitar a un psicólogo, pero también supone que lidiar con una persona con depresión causa estrés y confiesa que muchas veces piensa en que ella está arrastrando a sus amigos a esa enfermedad.

En este punto del texto, debo confesar que la idea de crear este articulo surgió porque llevo alrededor de siete años lidiando con comentarios como: “Ni que la vida fuera importante”, “Sería genial morir” o “La verdad, me da pereza la vida”.

Bianca es mi mejor amiga. La depresión no solo le afecta a ella, sino a todas las personas que la rodeamos, especialmente porque al inicio cuesta asimilar las situaciones que vive una persona con esta enfermedad, luego incluso pensás en que es algo pasajero. Estas reacciones fueron por la falta de información de este tema.

¿Cuántas personas cumplen año el mismo día que vos?

Cuando Bianca está pasando un mal día, llega a clase, se sienta en las sillas de atrás de la sección, se pone los audífonos y el mundo deja de importarle. La cara larga y su manera de retorcer los ojos es una señal para que no te acerques. 

Una vez aceptado y asimilado el problema, entonces es muy difícil ayudar porque en realidad no sabés de qué manera ayudar, porque en el fondo siempre tratás de omitir la enfermedad y seguir aportándole al menos por pequeños lapsos de tiempo una vida normal.

El psicoanalista Ivan Ruiz explica que los amigos y familiares que rodean a la persona con depresión deberían actuar con comprensión, entender que nadie quiere estar triste y después tratar de comunicarse, pero sin presionar.

“Este tipo de ayuda muchas veces es mejor que tomar antidepresivos, tiene mucho más alivio y es más sano”, sugiere Ruiz.

Algunas de las mentes más brillantes de la historia han sufrido depresión / Cortesía Maje.

La depresión y el arte

“Eduard Zúñiga”, el nombre ficticio elegido para contar esta historia, es un joven de 22 años, cursa el último año de su carrera universitaria y sufre de depresión desde hace tres años.

Su enfermedad inició meses después de haber ingresado a la universidad, sentía que no valía la pena estudiar una carrera si al final no le iba a gustar su trabajo en el futuro.

El escritor y orador inglés Simon Sinek aclara que los millennials se enfrentan a estas situaciones por la forma en que fueron criados. “Sus padres les dijeron que eran especiales y que podían conseguir todo lo que se proponían con solo quererlo. Pero, al entrar al mundo laboral, se dan contra la pared y su autoestima baja” subraya Sinek.

De acuerdo con estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en América alrededor de 50 millones de personas vivían con depresión en 2015, la mayoría eran estudiantes universitarios.

“Eduard” le comentó su enfermedad a su hermano Santiago, pero él nunca se involucró e incluso trataba de omitirla.

El psicoanalista Ivan Ruiz comenta que las personas depresivas a veces alejan a sus amigos o familia, o en otras ocasiones los amigos o familia no pueden lidiar con eso y lo mejor es ser claros y decirle que te afecta a vos y no tenés la capacidad de ayudarlo.

¿Cómo cambiarse el nombre?

Fármacos

Durante las consultas a “Eduard” le recetaron fármacos como Clonazepam, pero debido a la gran cantidad de efectos secundarios decidió suspender el medicamento.

“Por mi cuenta decidí suspender el fármaco, no me gustaba porque contenía demasiados efectos secundarios” comenta el joven.

En el caso de Bianca, también confiesa que ha tenido que cambiar de psiquiatra muchas veces, porque considera que la salud mental en Nicaragua es mala.

“Lo primero que hacen es medicarte con drogas y a mí me gustaría más realizar terapias que sigan un procedimiento”, afirma.

El psicólogo Ruiz aclara que los antidepresivos aumentan el estrés, generan componentes de crisis psicótica y alteran el ciclo de sueños de las personas.

“Estoy a favor de la psicoanalítica, es decir la idea de escuchar al paciente para averiguar por qué le pasa eso y lograr que a través de la terapia que el paciente se conozca a sí mismo” sugiere Ruiz.

Cortesía Maje.

 

 

 

 

 

 

 

Las Artes

“Eduard” cuenta que una de las maneras en que ha logrado lidiar con la depresión es creando piezas a partir de situaciones que lo hayan dañado.

“Solamente uso todo aquello que viene de la capacidad creativa para imaginar o escribir y así crear una pieza propia”, concluye “Eduard”.

Las artes sirven como un medio para expresarse, porque la depresión muchas veces es algo que no podés decir, entonces la música, escritura o la pintura, sirven para expresarlo, explica el psicoanalista Ruiz.

Es una obra del pintor Vicent Van Gogh

Genios con depresión

Algunas de las mentes más brillantes de la historia han sufrido depresión y esto no ha sido un impedimento para lograr hacer grandes obras.

Entre ellos se encuentra el pintor holandés Vincent van Gogh, quien fue internado en un hospital psicótico. Además, otros personajes en distintas disciplinas como el compositor almenan Ludwig van Beethoven, o la escritora británica Virginia Woolf.

 

La vida desde otra perspectiva

Bianca confiesa que no ha podido resolver los problemas con su mamá, y que ahora simplemente está enfocada en terminar sus estudios y hacer bien su trabajo, por lo que todos los días procura estar ocupada y no piensa demasiado en sus sentimientos, aunque sabe que no está curada y simplemente omite pensar en la enfermedad.

El psicoanalista Ivan Ruiz dice que se puede aprender a vivir con depresión, viendo todo desde otra perspectiva, porque las personas que tienen depresión suelen ver la vida de manera más realista y esto muchas veces no representa un obstáculo para cumplir sus metas.

 

Notas Relacionadas

Xiomara Blandino reactivará Miss Teen Nicaragua en plena crisis

Miss Teen Nicaragua se reactivará en plena crisis y luego de haber estado inactivo durante más de un año.

Dos series que cambiarán tu perspectiva sobre las personas con autismo

Las obras de ficción son una muy buena manera de dar a conocer el día a día de minorías. Estas dos series te llevaran a explorar la vida cotidiana ...