Jóvenes que deciden irse de Nicaragua

La situación de crisis que vive Nicaragua, obliga a muchos jóvenes a irse del país, deteriorando relaciones de familia, amigos y pareja.

Nicaragua lleva casi tres meses en protestas, la cantidad de muertos según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) es de 300 personas, la violencia está cada día peor en las calles de la mayoría de los departamentos, por eso muchos jóvenes han decidido abandonar el país.

Ese es el caso de Bryan Hendrickson Martínez, un joven estudiante de último año de Psicología en la Universidad Centroamericana (UCA), que días después del 16 junio de 2018, fecha en que murió en medio de las llamas la familia del barrio Carlos Marx, no pudo más y se quebró emocionalmente.

Fotografía: Pixabay / Maje

Pensó en que la situación de violencia en Nicaragua solamente aumentaría, después de una larga conversación con sus padres, todos decidieron que lo mejor sería que Bryan abandonara el país.

•  La UCA, “en todo amar y servir”

“Mi familia tenía miedo que me pasara algo, no podía ni salir a comprar”, me comentó el joven. Él tiene su pasaporte y los papeles de migración en orden, no tuvo problemas en salir inmediatamente del país.

Bryan se fue para Costa Rica, a la casa de su tía abuela, me comentó que a pesar de estar relativamente bien, con comida, comodidad, él no puede estar tranquilo porque sus padres  siguen viviendo en Nicaragua y extraña poder hablar con sus amigos, ir a la universidad, salir a divertirse.

¿Volver a Nicaragua?

Bryan piensa en volver a Nicaragua cuando “las cosas se calmen”, él se dice constantemente que todo se arreglará pronto, además debe esperar la resolución de la UCA sobre el nuevo inicio de cuatrimestre.

Fotografía: Pixabay / Maje

De hecho como cursaba el último año de su carrera, antes de la crisis ya tenía planes preparados de lo que debía hacer este 2018, lo primero sería graduarse, luego intentaría conseguir un trabajo para reunir experiencia y por último buscaría becas para estudiar en el extranjero.

¿Cómo están las estadísticas?

De acuerdo a una entrevista realizada por un diario local a Lea Montes Lagos, directora del Servicio Jesuita a Migrantes de la Universidad Centroamericana, los jóvenes que tienen posibilidades económicas estables abandonan el país, “eso es lo que creo que está pasando ahorita, por la violencia y la inseguridad que hay en Nicaragua”, dijo  Montes Lagos en la entrevista.

•  No se puede hacer una revolución, sin la participación de las mujeres

En el año 2017, Centroamérica acabó con un total de 4.2 millones de personas que habían migrado a otros países, sobre todo Estados Unidos y Costa Rica.

Este año las cifras seguramente aumentarán, de hecho Costa Rica ha sido uno de los países que se ha mostrado abierto a recibir a los nicaragüenses que buscan refugio por la violencia que se vive en Nicaragua.

Los que se quedan

Además de los jóvenes que deciden irse dejando sus familias y amigos, también están los que por decisiones propias o diferentes circunstancias no pueden salir del país, como es el caso de Gabriela Michelle Vásquez, una estudiante de Comunicación Social.

En la semana del 17 de junio, recibió la noticia que su mejor amigo y su novio abandonarían el país, en un primer momento Gabriela pensó en irse con ellos, pero ella no tiene pasaporte, así que debía iniciar con los trámites desde cero.

Luego pensó en que una vez que su novio se instalara en Costa Rica, él le podía ayudar con el dinero necesario para irse, después se dio cuenta que esa opción no era viable, puesto que el sueldo de su novio no es tan alto.

Fotografía: Pixabay / Maje

La despedida fue quizás la parte más difícil para Gabriela, porque no existió. No miraba a su novio desde un mes antes que se fuera, y el día en que viajó, no lo pudo ver porque ella vive en Masaya, habían tranques y los buses no estaban pasando. Así que su novio se fue sin despedirlo.

“Solo le envié un mensaje de despedida”, me contó Gabriela, aunque  todos los días habla con él, sigue extrañándolo, también a sus amigos, porque la mayoría se han ido a otros países, de hecho me comentó que un día de esta semana salió a realizar unos mandados, y se fue a un McDonald’s, tuvo que almorzar sola.

“Fue como una sensación triste, nada es igual, no volverá a ser igual, me hacen falta mis amigos”, comentó.

Las críticas por los que se van

En redes sociales el debate sobre irte o no del país es cada vez más evidente, mucha gente critica a los jóvenes que se van porque los acusan de dejar Nicaragua cuando más los necesita, a esta acusación Gabriela responde que “si no estás haciendo nada, porque por ejemplo a mí no me dejan ir a la marcha ni estar en una barricada, no puedo ni  trabajar, mejor es buscar paz mental en otro lugar”, expresó la joven.

•  “La lucha es inclusiva o no será”

De igual forma, Bryan piensa que nadie debería juzgar las decisiones porque solo “quien está viviendo la situación sabe lo que le pasa”, puesto que él sigue pendiente de su familia, amigos y de Nicaragua en general, por eso explica que “solo la persona que vive eso, sabe la lucha interna que está pasando”, concluyó el joven.

Notas Relacionadas

Nicas hacen en Costa Rica lo que en Nicaragua no pueden: marchar 🇳🇮🇨🇷

La comunidad de nicas exiliados en Costa Rica salió a las calles de forma masiva para demandar “unidad, democracia y libertad” en Nicaragua.

Las funciones de los diputados europeos que vendrán a Nicaragua

La delegación de los diputados europeos que estarán en Nicaragua, pretenden conocer más detalles sobre la crisis que vive el país.