No se puede hacer una revolución, sin la participación de las mujeres

Iskra Malespín Sevilla y Arianna Moraga son parte del comité de derechos humanos, de la Coalición Universitaria, una idea que nació de Paulo Abrao.

Iskra Sevilla estudiaba Comunicación Social en la Universidad Centroamericana (UCA) y  Arianna Moraga era estudiante de Biología en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN – Managua); dos perfiles profesionales muy distintos, hoy ambas trabajan en pro de los derechos humanos.

Las dos son muy amables. Iskra tiene 20 años de edad, es un poco introvertida, de cabello rebelde como el espíritu de la joven, le gusta escribir, por eso siempre camina una libreta y un lápiz en su bolso.

Arianna e Iskra. Foto: Bryam Martínez / Maje

Arianna es más extrovertida, tiene 18 años. De cabello liso y contextura delgada. En su mochila llevaba varias cintas, una de ellas color morado, otra con los colores de la bandera de Nicaragua y una última con los colores de la bandera LGBTIQ.

•  Valeska Valle: “Somos las voces de gente fuerte”

Las jóvenes son parte del comité de derechos humanos de la Coalición Universitaria, este ya tiene varias semanas funcionando y lo integran un total de 15 estudiantes.

¿Cuál es la función de este comité?

La idea de crear este comité fue de Paulo Abrao, el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Paulo le dijo a los jóvenes que la CIDH necesitaba la participación de los estudiantes en sus investigaciones, por eso decidieron crear la comisión.

Entre las propuestas de trabajo del comité, está la invitación a los organismos internacionales a las diferentes actividades donde la población realiza algún tipo de protesta.

•  Edwin Carcache: “Me sentí como reportero de guerra y soldado a la vez”

El comité trabaja para defender la vida y los derechos de los nicaragüenses que se les han violentado.

También coordinan la visita de estos organismos internacionales a las universidades donde se encuentran atrincherados estudiantes, como la UNAN- Managua o la Universidad Nacional Agraria (UNA), para que estos jóvenes puedan realizar denuncias.

Estudiantes atrincherados en la UNAN - Managua. Foto: Alejandro Sánchez / Maje

La comisión tiene tres ejes importantes:

• Brindar seguimiento y gestionar la seguridad para las madres que perdieron un hijo en las protestas.

• El segundo punto es el acompañamiento a los estudiantes que se encuentran atrincherados en las distintas universidades.

• Como tercer punto, llegar a las personas que han sido torturadas en El Chipote, para brindar acompañamiento y desde la coalición gestionar psicólogos para que los atiendan.

“Mi día es un coctel de emociones”

Antes del 18 de abril, la vida de Iskra transcurría entre las clases, los amigos, la familia y visitar los pueblos de Nicaragua.

Le gustaba conversar con sus amigos en La Pasarela de la UCA, y estaba preparando el tema para su tesis.

Ahora su rutina y metas dieron un cambio radical, está enfocada en el trabajo que realiza en la Coalición Universitaria.

Extraña a su familia, tiene 2 meses que no los ve. Debido a su participación en los movimientos estudiantiles, ha tenido problemas con algunos familiares, porque ellos están a favor del Gobierno.

“No podemos estar en la calle, porque la gente  o nos aplaude o nos rechaza”, explicó la joven, pero en el transcurso de esta crisis ella entendió que ese aspecto es algo normal, así que ahora le afecta menos.

La chavala callada de la sección

A pesar de estudiar Comunicación, Iskra asegura que siempre era la más callada en clases, además me confesó que no le gustan las cámaras.

Iskra Sevilla. Foto: Bryam Martínez / Maje

Lo que verdaderamente le gusta, entre el amplio mundo de la comunicación, es la prensa escrita. Ella considera que plasma mejor sus ideas por escrito.

Le gusta leer artículos en internet, entre sus escritores nicaragüenses favoritos está  Gioconda Belli.

Debido a la situación de violencia, la mamá de Iskra quería que ella abandonara el país, pero no aceptó, quiere estar “cuando Nicaragua triunfe”.

El detonante fue la reserva Indio Maíz

Arianna siempre se ha considerado una chavala activista. Cuando inició el incendio en la reserva Indio Maíz, ella sentía que no se podía quedar callada, tenía que exigir al Gobierno que realizara acciones concretas para detener este “genocidio ecológico”.

Fue así como se integró en las protestas; poco a poco fue conociendo a otros jóvenes que se habían autoconvocado a través de las redes sociales.

•  Harley Morales: “No permitiremos que la nueva Nicaragua sea gobernada por un partido tradicional”

Cuando el Gobierno anunció las reformas al Seguro Social, los jóvenes que ya estaban en las calles protestando, sintieron que no se podían quedar callados ante esto, así que organizaron la protesta que se realizó el 18 de abril en Camino de Oriente, Managua. 

Arianna Moraga. Foto: Bryam Martínez / Maje

Después de la represión que se vivió ese día, ella se integró a la Alianza Universitaria Nicaragüense, junto a otros compañeros que habían participado en las protestas.

 El momento donde “sintió el golpe”

Arianna se fue comprometiendo cada vez más con su movimiento y posteriormente con la coalición.

Cuando la UNAN – Managua estaba recién tomada por los estudiantes, ella se encontraba en el recinto. Ese día recuerda que llovió y fue a buscar refugio a una sección.  

Ella se apartó por completo de los demás jóvenes, emocionalmente no se sentía bien. Estaba pensando en su mamá, porque se había quebrado el pie cuando participaba en una protesta. Además la acompañaba el miedo de que llegaran atacar la universidad, y toda la violencia que iba en aumento de forma acelerada en el país.

En ese momento dijo: “Esto va en serio y ahora me la tengo que jugar”.

Arianna aceptó que ya no podía actuar como una chavala de 18 años, “tenía que adaptarme y eliminar todas esas ideas de que soy la más pequeña”, añadió.

Su amor por las plantas

A esta joven le gusta estar en contacto con la naturaleza, por eso estudia Biología. Entre sus planes está estudiar una especialidad en Química de las Plantas, en el extranjero.

Cada vez que esta chavala se iba de gira con sus amigos, le gustaba conocer parte de las riquezas naturales que tiene Nicaragua.

Ella está consciente que en su trabajo dentro de la coalición está propenso a recibir críticas, tanto constructivas como destructivas.

 

 

Las mujeres en esta lucha

Antes de estar en la comisión de derechos humanos, Arianna se encargaba de aspectos organizativos dentro de la coalición. Iskra, por su parte, siempre ha estado trabajando con los organismos internacionales.

Esta etapa la consideran como un reto, porque tienen que adquirir muchos conocimientos en la materia, pero lo están asumiendo con mucha responsabilidad.

Mujeres en la marcha LGBTIQ. Foto: Bryam Martínez/ Maje

Dentro de la Coalición la mayoría de los miembros son mujeres, esto me recuerda una parte de la canción  "El Zenzontle pregunta por Arlen", de Carlos Mejía, “mire compañero la verdad es que no se puede hacer la revolución sin la participación de las mujeres”.

Tanto Iskra como Arianna, tienen la esperanza que toda esta lucha dará buenos frutos, y que pronto estaremos en una nueva Nicaragua.

Notas Relacionadas

#UNMAJEEDITAMAJE | Ceshia Ubau: he tenido que reinventarme como artista

La joven artista Ceshia Ubau estaba empezando su carrera musical en Nicaragua cuando iniciaron las protestas en el país, así que se vio obligada a ...

Levis Rugama, el joven escultor acusado de “terrorista”

El estudiante de Derecho en la UNAN-Managua, Levis Rugama fue capturado el 25 de agosto junto a los líderes estudiantiles en León.