Los barrios Orientales de Managua, bastión del sandinismo en 1979

Jaquín Cuadra, Carlos Núñez y Walter Ferrety en barrios Orientales. Foto: Cortesía / Maje
Los barrios Orientales de Managua fueron clave para lograr la insurrección el 19 de julio de 1979.

Los que somos de la generación de los años 90, si bien es cierto no fuimos testigos de los acontecimientos históricos que marcaron profundamente al país, como la revolución de 1979, sí somos conocedores de esa parte de la historia. Y hoy, como en un efecto de retroceder un video, estamos reviviendo esos acontecimientos con la crisis actual en Nicaragua. Esta vez los bandos son diferentes, y quienes solían ser los libertadores ahora son los represores.

Desde la madrugada de ayer lunes 11 de junio, la población de los barrios Orientales de Managua que el domingo 10 de junio había levantado barricadas, se despertó en medio de balazos y enfrentamientos. La Policía Nacional y grupos afines al gobierno atacaron los barrios para derribar las barricadas.

• ¡Aquí fue Granada!

Los barrios que estuvieron bajo ataque son María Auxiliadora, Duacualí, El Paraisito, El Edén y Larreynaga, los cuales conectan el centro de la ciudad con la carretera norte. 

Barrios Orientales de Managua levantan barricadas. Foto: Cortesía / Maje

Algo muy parecido sucedió en esos mismos barrios durante el año 1979. El comandante William Joaquín Ramírez, ex combatiente del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), explica en “Memorias de una Lucha Sandinista” que la resistencia en los barrios Orientales de Managua se hizo para que concentrar a la Guardia Nacional y evitar que se desplazara con libertad a los departamentos.  


¿Por qué los guerrilleros ocuparon los barrios Orientales?

La idea era que los combatientes que estaban en los barrios Orientales aguantaran hasta que los departamentos pudieran declararse territorio libre, pero los hechos no se dieron de acuerdo a los planes. 

“Se calculaba que deberíamos resistir tres días, para que todas las fuerzas avanzaran al asalto final”, dijo el comandante William Joaquín Ramírez en “Memorias de una Lucha Sandinista”. 

• Aumenta la violencia y la represión en el país

Pero la situación en Nicaragua todavía no estaba totalmente ganada, según Mónica Baltodano, los principales departamentos del país aún estaban dominados por la Guardia Nacional, así que la resistencia en los barrios Orientales de Managua duró diecisiete días. Quienes estuvieron al mando eran combatientes de las tres tendencias del FSLN que tenían 125  fusiles para defenderse. 

León todavía no se había tomado el Fortín de Acosasco, fue hasta el siete de julio que se logró vencer en la ciudad universitaria, por su parte Estelí logró el triunfo hasta el 16 de julio.

Masaya todavía el 18 de julio tenía a guardias metidos en El Coyotepe, pero solo disparaban con morteros, y Matagalpa fue totalmente liberada hasta el propio 19 de julio, día de la insurrección nacional.

Mujeres combatientes durante la revolución sandinista. Foto: Cortesía / Maje  
La fuerza de los barrios 

Lo que logró que los guerrilleros aguantaran más tiempo de lo previsto en la lucha fue el apoyo que dio la población de los barrios. Los jóvenes se unieron a los guerrilleros para defenderse con piedras y morteros, y otra parte de los habitantes apoyaban con comida y agua. 

• Estudiantes de la Coalición Universitaria llegan a Carazo

Tras la fuerza que se logró en los barrios, la Guardia Nacional empezó a usar aviones para lanzar bombas y muchas personas abandonaron sus casas. Los guerrilleros quedaron sin municiones el 27 de junio de 1979. 
 

Jóvenes de barrios de Managua lanzan botellas de vidrio para interrumpir el tránsito de vehículos en la insurrección. Foto: Perry Kretz / Maje.

Por ello los combatientes del FSLN decidieron retirarse de los barrios Orientales de Managua, para intentar preservar la vida. Es así como se hace el histórico repliegue a Masaya, los combatiente salieron de los barrios un 27 de junio de 1979. Eran alrededor de cien combatientes, según los escritos de Mónica Baltodano. 


La historia de la mamá de Daysi Moreno 

Una de las anécdotas que cuenta Baltodano de cuando abandonó los barrios Orientales, es la historia de la mamá de Daysi Moreno, una combatiente sandinista. 

Mónica relata que estaban en casa de Daysi Moreno cerca del Restaurante Múnich. “Estamos ahí y la mamá de Daysi Moreno nos oye que estamos discutiendo cómo hacer para trasladar las armas hacia Ciudad Jardín”, escribió Baltodano. Entonces intervino la mamá de Daysi diciendo que ella se encargaría de llevar las armas, “la señora mete todas nuestras armas en sacos de azúcar, los cose, los pone en un carretón, y va de chinelas, delantal y sucia”, cuenta. 

Pobladores se incorporan a la lucha. Foto: Perry Kretz / Maje

Acordaron que se juntarían en la ITR, una zona punto de Ciudad Jardín, que quedaba después del Gancho de Camino en el Mercado Oriental. La señora se fue por el Ministerio del Trabajo, una ruta que en ese momento era muy peligrosa porque estaba controlada por la Guardia Nacional, y la unidad de Mónica se fue sin armas por otra ruta. 

• La Iglesia Católica y "la reserva moral" de Nicaragua

Llegaron a la ITR la señora gritó “misión cumplida Juep…” y se abrazó a Mónica Baltodano, luego la unidad de combate siguió con su misión de llegar a la Clínica Santa María en Managua, porque ahí estaba el primer retén de combatientes del FSLN. 

Ahora más que nunca vale el dicho de “quien no conoce su historia, está condenado a repetirlo”, pero en Nicaragua sería “quien olvidó su historia,…” así parece que le está sucediendo al pueblo nicaragüense y sobre todo al gobierno sandinista. 

Notas Relacionadas

#UNMAJEEDITAMAJE | Ceshia Ubau: he tenido que reinventarme como artista

La joven artista Ceshia Ubau estaba empezando su carrera musical en Nicaragua cuando iniciaron las protestas en el país, así que se vio obligada a ...

¿Qué hacía Ortega mientras la Policía allanaba ONGs y medios de comunicación?

Mientras varias ONGs y medios de comunicación independiente eran allanados por la Policía, Daniel Ortega se preparaba para viajar a Cuba.