El día que William Walker incendió Granada

Cortesía /Maje
En 1856 William Walker incendió Granada, destruyendo gran parte de la ciudad. El seis de junio la Gran Sultana volvió a llenarse de llamas.

Fue un 22 de noviembre de 1856, cuando un grupo de soldados vestidos de sacerdotes, pasearon entre las calles de Granada, iban quemando las casas, las iglesias, y robándose las riquezas de los granadinos. 

También violaron algunas mujeres, y mataron a los hombres que se oponían a sus acciones. En forma de burla los soldados extranjeros cargaban un ataúd que decía Granada, lo llevaban en dirección al centro de la plaza, ahí excavaron una tumba y escribieron  “Aquí fue Granada”.

Las cicatrices que ha dejado la historia de Nicaragua
 

Eran los soldados de William Walker, que al mando de Charles Frederick Henningsen, un belga que estudió para ser militar en Inglaterra y acompañó a Walker en su travesía por Nicaragua, destruyeron la ciudad colonial. 

Walker incendió Granada por el rechazo del pueblo. Foto: Cortesía / Maje

Todo comenzó con la guerra civil que hubo en Nicaragua en los años 1854-1855. Luchaban  los “Demócratas” (Leoneses),  contra los “Legitimistas” (Granadinos). 

Walker desembarcó en Nicaragua para ayudar a los leoneses, pero la situación se salió de control, y el estadounidense hasta se proclamó presidente del país. 


Pero ¿Quién era William Walker? 


Para no confundir a Walker con William Walter (como dicen en redes sociales), es mejor leer un poco de quién era este señor que primero apareció como un salvador para los nicaragüenses, pero se convirtió en un enemigo nacional. 

Walker nació en Nashville,  la capital del estado de Tennessee en Estados Unidos, estudió medicina y Derecho. Se armó de un ejército de mercenarios, proclamó la independencia en  Baja California y se autoproclamó presidente. 

Walker era abogado y médico estadounidense. Foto: Cortesía / Maje

Llegó a Nicaragua y se apoderó de la ciudad de Granada, un 12 de octubre de 1855 en un ataque sorpresa tomó el control de la ciudad, y buscó el respaldo de la Iglesia Católica para tener a favor la opinión pública. 

Voces internacionales en solidaridad con Nicaragua

Sin embargo la gente estuvo en su contra desde que ordenó el fusilamiento de Ponciano Corral, un político nicaragüense que era  líder de los legitimistas. 


Walker hasta fue presidente


Luego de llegar al país y apoderarse a la fuerza de Granada, el 12 de Julio de 1856, en la plaza de Granada, Walker hizo el juramento presidencial y se convirtió en el supremo comandante de Nicaragua, después de eso decretó sus primeras leyes, algunas de las más importantes es que legalizó el uso del idioma inglés y modificó los impuestos aduanales. 

 

 

Para sacar al invasor de Nicaragua, el país tuvo que pedir ayuda a las naciones Centroamericanas, que atendieron el llamado del país, reunieron sus ejércitos y se establecieron en  Masaya. A ese departamento llegó Walker para combatir al ejército de Centro América, en esa batalla el norteamericano tuvo que retirarse y volver a Granada. 

Continuando con las batallas contra el filibustero William Walker, el  14 de septiembre de 1856, en la Hacienda San Jacinto sucedió uno de los acontecimientos que marcó la historia de Nicaragua, al menos en cuestiones mediáticas. 

 

 

Andrés Castro, un soldado nicaragüense,  con una piedra se defendió de los soldados estadounidenses. Esa fue una de las últimas batallas, con la ayuda de los ejércitos Centroamericanos, las tropas nicaragüenses lograron echar a Walker el cinco de mayo, el estadounidense salió  derrotado por los centroamericanos unidos. 

De las flores de Masaya y el café de Jinotega a las balas

Las llamas de Granada el pasado seis de junio, solo nos recordaron a lo que hizo este filibustero cuando sintió el rechazo del pueblo nicaragüense, una situación no muy alejada de la realidad actual.

Notas Relacionadas

La navidad roja de Nicaragua

Una denuncia realizada por la comunidad de los indígenas en contra del gobierno sandinista, se convirtió en una navidad roja.