La Iglesia Católica y "la reserva moral" de Nicaragua

Cortesía / Maje
“Son la reserva moral de Nicaragua”, es la frase de Monseñor Silvio Báez que abanderó la lucha estudiantil.

Eran las 6:00 de la mañana del sábado dos de junio y Masaya estaba siendo atacada. Por ello se levantaron barricadas en toda la ciudad, según dijo el párroco Edwin Román,  de la Iglesia San Miguel en Masaya. 

Se abrieron las puertas de la Iglesia San Miguel, para que los paramédicos atendieran a las personas heridas y  se comenzaron a recolectar víveres. 

Hasta ahora se contabilizan cinco personas muertas por enfrentamientos entre manifestantes contra grupos afines al gobierno, acompañados de la Policía Nacional, según información de la  Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

• #Elchat | La radiografía de las protestas que nacieron en Managua

El sacerdote Edwin Román, quien se encontraba ayudando en la Iglesia San Miguel, miró cómo en frente del lugar de oración, un joven fue apuntado por una oficial de policía que le disparó en el pecho,  “El joven le dijo: si me vas a matar, matame, y la mujer policía lo ejecutó, cayó enfrente de la parroquia San Miguel”, narró el padre Román.

Barricadas en Masaya. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

Para algunos la labor que está realizando la Iglesia Católica durante esta crisis que está viviendo el país, es una reivindicación de su cercanía con el pueblo. 


La Iglesia como protectora 


Los sacerdotes han resguardado a los estudiantes y campesinos durante los enfrentamientos violentos; en una entrevista con Víctor Cuadras, miembro de la Coalición Universitaria de Nicaragua, el joven comentó que él es agnóstico, pero durante estos días se ha acercado mucho a monseñor Silvio Báez, quien ha sido uno de los más involucrados en la lucha de los estudiantes.

La labor de la Iglesia Católica comenzó el viernes 20 de abril. Dos días después del inicio de las protestas. Los estudiantes empezaron a reunir víveres en la Catedral de Managua, el lugar se convirtió en un centro de acopio para los jóvenes. 

Ese día la situación empeoró, la catedral fue atacada por grupos afines al gobierno, mucha gente quedó encerrada en el lugar. 

Herido en las inmediaciones de la Catedral de Managua. Foto: Melvin Vargas / Maje

Se vivió un momento de pánico, según Fernando Sánchez, miembro de la Coalición Universitaria, ellos solo se dedicaron a recolectar víveres, ni siquiera estaban protestando y llegaron las turbas, “llegaron armados, se llevaron a los muchachos a la fuerza”, comentó el joven. 

Fernando comentó que los párrocos cerraron las puertas de la catedral, mientras  afuera la Juventud Sandinista les gritaban que los iban a matar, la gente estaba asustada y se fue la electricidad, “no se podía respirar por los gases lacrimógeno”, dijo Fernando.  A las seis de la mañana del siguiente día, Fernando logró salir de la Iglesia y junto a él, muchas otras personas. 

Luego de esa situación, la Iglesia Católica dijo públicamente que la crisis debía resolverse con un diálogo. 


La Iglesia Católica como mediadora 


Un 24 de abril la Iglesia Católica aceptó participar como mediadora de un Diálogo Nacional que involucrara a varios sectores de la sociedad, entre ellos estudiantes, sociedad civil, campesinos, empresa privada y representantes del gobierno. 

• De sonar la marimba a rugir las balas, Masaya

Inicio del Diálogo Nacional. Foto: Alejandro Sánchez / Maje

En ese momento el cardenal Leopoldo Brenes comentó que el Diálogo Nacional debía revisar “el sistema político y garantizar la democracia” en el país.  Se decidió entonces que el diálogo fuera en el Seminario Nuestra Señora de Fátima.


Los primeros días de mayo 

Durante los primeros días de mayo los enfrentamientos siguieron en Nicaragua, un barrio tan tradicional como Monimbó, se levantó contra el gobierno sandinista y la violencia se elevó tanto que la policía tomó prisioneros algunos jóvenes que estaban protestando. 

El Padre César Augusto Gutiérrez, salesiano de Monimbó, me comentó que las madres de los jóvenes presos fueron donde ellos para pedirles que los ayudaran a sacar a sus hijos de la cárcel. 

El padre me explicó que el comisionado Ramón Avellán  los recibió amablemente, y conforme fueron pasando los días se fue dando la liberación de los muchachos. 

Barricadas en la ciudad de Masaya. Foto: Humberto Galo / Maje

Mientras el sacerdote reclamaba la liberación de los presos, junto a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), los policías realizaban llamadas a Managua para saber cómo proceder, al final se hizo un intercambio, los policías entregaron a los protestantes presos y los autoconvocados, a dos policías que habían mantenido como rehenes.

Cuando los jóvenes salieron de la cárcel, según el padre César, no les contaban mucho de lo que habían vivido, pero poco a poco fueron hablando.

“Nos dijeron que perdieron pertenencias, celulares, zapatos, hubogolpes, según lo que ellos me contaron”, dijo el padre César. 

De acuerdo al sacerdote, ellos como pastores tienen que estar con el pueblo, “sentir sus esperanzas, angustias y acompañarlos en nombre de Dios, dar una palabra de aliento y buscar una Nicaragua mejor, por la vía pacífica”.

Según el padre César Gutiérrez, cuando camina por la calle, la gente lo abraza y muchos jóvenes a los que no conoce, le agradecen por haberlos sacado de la cárcel. 


Inicia el Diálogo Nacional 

A pesar de la violencia que se estaba viviendo en algunas partes del país, la Iglesia Católica continúa con los planes de diálogo, se realiza el miércoles 16 de mayo,  la sesión inaugural.

 

 

Ese día hicieron presencia en el Seminario Nuestra Señora de Fátima, el presidente de la república Daniel Ortega y su esposa la vicepresidenta Rosario Murillo. 

• Así fue el paro nacional de 1979 en Nicaragua
 

Se dio entonces algo que nunca antes Nicaragua había visto, un joven de 20 años estudiante de Comunicación Social, llamado Lesther Alemán, encaró al presidente, pidiéndole que detuviera la represión y el asesinato a estudiantes. 

La discusión no terminó en ningún acuerdo en concreto, pero se pactó la realización de otra sesión de Diálogo Nacional. 

En realidad con la segunda sesión de diálogo la situación del país no mejoró, pero se volvieron a reunir el miércoles 23 de mayo, sin embargo las diferentes agendas de los participantes no permitió un consenso. 

Mientras la mesa del gobierno pedía  que se levantaran los tranques para continuar con el diálogo, la sociedad civil quería hablar sobre democracia y justicia. 

 

 


La Iglesia se retira del diálogo 


Por la falta de acuerdo entre ambos partícipes del Diálogo Nacional, la Iglesia Católica consideró que no se llegaría a ningún lugar, por lo tanto decidieron retirarse de la mesa del diálogo. 

La Iglesia dio la opción de realizar una comisión mixta  para llegar a un acuerdo, con tres representantes de cada mesa y así poner orden en la agenda. 

Marcha realizada por la Iglesia Católica. Foto: Uriel Velásquez / Maje


 La comisión mixta entra en juego un 28 de mayo

Después de no haber podido llegar a un acuerdo, la Iglesia intentó reunir a seis personas, tres representando a la  Alianza Cívica  por  la  Justicia  y  la  Democracia  y tres del Gobierno Sandinista. 

Ese día se llegó al acuerdo que los tranques iban a flexibilizarse, se cumplirían las recomendaciones de la CIDH y se acordó disposición para reanudar el diálogo nacional con la agenda de la democratización. 


Se empieza a organizar la “Madre de todas las marchas”


Con un panorama de relativa paz, el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep)  junto a la Coalición Universitaria y los campesinos convocaron a  una marcha en honor a las madres de los jóvenes que perdieron la vida durante las protestas. 

• Así cambió la vida de los jóvenes nicas, a raíz de las protestas

La marcha es respaldada por la Iglesia, uno de los obispos que más ha sobresalido en esta lucha,  monseñor  Rolando José Álvarez de la Diócesis de Matagalpa, se pronuncia un día antes de la marcha. Monseñor tiene 51 años de edad.

 

 

Monseñor Rolando entiende que sin los medios de comunicación digitales la evangelización queda incompleta, por lo tanto el obispo es muy activo en Twitter. 

Monseñor escribió en esta red social: "Aquí no hay tiempo para falsas neutralidades. Aquí el que se queda neutral, ya opinó y el que no opina, ya decidió". 

Monseñor Rolando Álvarez es fanático de la comida nica. Foto: Bismarck Picado / Maje


La marcha se machó de rojo


La marcha comenzó desde las dos de la tarde, las madres lideraban a la población, los campesinos viajaron desde varios departamentos del país, se unió una gran cantidad de personas, algunos medios nacionales se atrevieron a llamarla como la marcha más grande en la historia reciente de Nicaragua. 

La conmemoración acabó en tragedia, cuando grupos afines al Gobierno, empezaron atacar a las personas que estaban cerca del portón principal de la Universidad Centroamericana (UCA), según testigos. 

 

 

La UCA, dirigida por jesuitas, abrió sus puertas logrando refugiar a cinco mil personas aproximadamente, de acuerdo a un comunicado que brindó la universidad. 

En total los enfrentamientos del 30 de mayo, dejaron 16 personas muertas, ocho de Managua, tres en Chinandega, uno en Masaya y cuatro personas en Estelí.

Jóvenes defendiendo la marcha de las madres. Foto: Óscar Sánchez / Maje

Después de los ataques a los manifestantes, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), emitió un comunicado condenando la violencia. “Los obispos de la CEN hemos vivido con profundo dolor los acontecimientos violentos perpetrados la noche de ayer por grupos armados afines al Gobierno contra la población civil. Condénanos enérgicamente todos estos hechos violentos contra el ejercicio de la libre manifestación pacífica y rechazamos absolutamente esta agresión organizada y sistemática en contra del pueblo”, decía el comunicado. 

• Daniel Ortega el estudiante de la UCA que no logró terminar

Los obispos agregaron que debido a estos actos de violencia, la Conferencia Episcopal no podía seguir con el diálogo, "No se puede reanudar la mesa del Diálogo Nacional mientras al pueblo de Nicaragua se le siga negado el derecho a manifestarse libremente y continúe siendo reprimido y asesinado", concluía el comunicado. 


Los jesuitas se pronuncian 

 

 

 

Después de la ayuda que brindó la UCA durante las protestas,  el rector de la universidad, el padre José Alberto Idiáquez, comentó a varios medios de comunicación la situación violenta que había vivido por turbas afines al gobierno. 

La Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús, emitió un comunicado informando que el padre Idiáquez, había  sido amenazado de muerte, según el comunicado “por ponerse del lado de los estudiantes, por defender los derechos humanos de quienes participan en las manifestaciones pacíficas”. 

Y el comunicado concluía  diciendo que responsabilizaban  “al Gobierno Sandinista de cualquier atentado que pueda sufrir el padre”. 

Los Jesuitas también hicieron un llamado a los organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de la Naciones Unidas (ONU) para intervenir en el conflicto de Nicaragua. 


La CIDH protege a Silvio Báez

Monseñor Silvio Báez. Foto: Tomada de Facebook / Maje  


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos anunció el primero de junio que otorgaría “medidas cautelares para proteger a monseñor Silvio José  Báez”. 

¿Qué hacer en medio de un tiroteo?

"La CIDH consideró que los derechos a la vida e integridad personal de Silvio José Báez Ortega y sus familiares se encuentran en grave riesgo", informó en un comunicado el organismo internacional. 

La lucha de monseñor  Silvio Báez ha sido una de las más notorias dentro de la Iglesia Católica, desde el encierro en la catedral, monseñor se ha declarado totalmente en contra de la violencia ejercida por el Gobierno Sandinista. 

 

 

Su frase abanderó la lucha de los estudiantes, “ustedes son la reserva moral de Nicaragua”, dijo Silvio Báez, para definir la lucha que comenzaron un grupo de jóvenes, la mayoría estudiantes, en Camino de Oriente en la tarde del 18 de abril.

Durante los días posteriores, Silvio Báez se mantuvo apoyando a los jóvenes. En la primera sesión de Diálogo Nacional, los jóvenes universitarios leyeron la lista de muertos que habían provocado hasta ese momento las protestas, Silvio Báez presente en la mesa, lloró ante el acto emotivo de los estudiantes. 

 

 

Monseñor se ha mantenido constante denunciando a través de Twitter los actos de violencia, haciendo llamados a los organismos internacionales, incluso al Papa Francisco. 

De hecho hoy tres de junio, el Papa durante el rezo del Angelus, le dedicó algunos minutos a la situación de Nicaragua, “Me uno a mis hermanos obispos de Nicaragua expresando el dolor por las graves violencias, con muertos y heridos, realizadas por grupos armados para reprimir protestas sociales", dijo el Papa. 

Además pidió que la situación se resolviera a través del diálogo, pero con “el compromiso de  respetar la vida y la dignidad de las personas”, concluyó el mayor mandatario de la Iglesia Católica. 


¿Miedo en la Iglesia Católica?

Marcha convocada por la Iglesia Católica. Foto: Uriel Velásquez


A pesar de la situación crítica en la que está envuelta Nicaragua, los obispos han continuado con su postura de ayudar a la población, y han cerrado fila como Iglesia para abogar por un diálogo pero sin violencia. 

El Padre César Augusto Gutiérrez, me comentó que cuando ayudó a mediar durante los enfrentamientos en Monimbó, él tuvo miedo “porque había bombas, balas”, dijo sorprendido. 

Además me comentó que recibieron los efectos del gas lacrimógeno, “cayó cerca de nosotros, los antimotines estaban lanzando ese gas” me comentó el padre, pero como cristiano debe estar del lado de la justicia, porque de “donde está el pueblo, está Dios” concluyó el párroco. 
 

Notas Relacionadas

Adriana Paniagua: “Soy Nicaragua, soy azul y blanco, soy Masaya, soy paz”

Miss Nicaragua 2018, Adriana Paniagua llevó una paloma blanca que representa la paz en la Competencia de Trajes Nacionales de Miss Universo.

De top 16 a top 20, Adriana Paniagua más cerca de la corona de Miss Universo

Miss Universo expandió el tan deseado top 16 a top 20. Más candidatas estarán más cerca de la corona ¿logrará clasificar Adriana Paniagua?