De sonar la marimba a rugir las balas, Masaya

Enfrentamientos entre la Policía Nacional y grupos de choques afines al Gobierno contra los manifestantes, dejaron cinco muertos en Masaya.

Hace unos meses escuchar la explosión de un mortero en Masaya era sinónimo de alguna celebración religiosa o cultural; actualmente sus habitantes lo relacionan como un sonido de resistencia o defensa ante los grupos armados que le quitan la paz a esta ciudad.

Aquella Masaya pintoresca, donde la mayoría de sus habitantes se alegraban cuando escuchaban una marimba, hoy se ha convertido en una zona de enfrentamientos, sus calles se han manchado de sangre otra vez.

Enfrentamientos en Masaya, Foto: Orlando Valenzuela / Maje

El sábado 2 de junio, se originó un nuevo enfrentamiento entre la Policía Nacional y fuerzas de choques afines al Gobierno, contra manifestantes, en este cinco personas perdieron la vida y varios heridos, según información de Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

•  La marcha Azul y Blanco que se manchó de rojo

Las víctimas

Junior Gaitán, es el nombre del niño de 15 años que perdió la vida durante estos enfrentamientos.

Eduardo José López Mendoza, es el nombre de otra de las personas que fallecieron, este sufrió dos impactos de bala en el cráneo; las muertes fueron confirmadas por Álvaro Leiva, secretario de la ANPDH, en una entrevista para un diario local.

Heridos durante los enfrentamientos, Foto: Orlando Valenzuela / Maje

El papel de la Iglesia Católica

El sacerdote Edwin Román, párroco de la Iglesia San Miguel en Masaya, comentó a un diario local que toda la ciudad se había organizado, se levantaron barricadas porque los ataques comenzaron desde las 6:00 de la mañana.

•  Álvaro Gómez, el hijo del reconocido profesor de Monimbó

Román dijo que el Gobierno “se ha ensañado con Masaya”, debido a todas las  muertes y los actos de violencia que se han presentado en la ciudad.

Barricadas en Masaya, Foto: Orlando Valenzuela / Maje

Ayer un joven murió porque una oficial de policía le disparó en el pecho. “El joven le dijo: si me vas a matar, matame, y la mujer policía lo ejecutó, cayó enfrente de la parroquia San Miguel”, narró el padre Román.

En la Iglesia San Miguel las puertas están abiertas para atender a la población, varios paramédicos atienden a los heridos en este templo religioso.

•  “Meterse con Monimbó fue como entrar a la boca del lobo”

Masaya fue herida otra vez, la sangre corrió por sus calles, varias familias lloran la pérdida de un ser querido; zozobra y miedo entre sus habitantes, así está la ciudad a más de 40 días de protestas.

Notas Relacionadas

Flavio David: “Mis seguidores en redes sociales me motivan a publicar más videos”

El creador del personaje “la Yasuri”, narró cómo ha sido el proceso de adaptación viviendo en otro país, además de sus planes en el mundo de la par...

Democracia, economía y protestas, las redes sociales en Nicaragua

Un estudio internacional demostró cuáles son las principales quejas que tienen los usuarios de Nicaragua con respecto a la economía y la política ...